Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

López: "Gobierno y PSE estarán en la negociación presupuestaria con el PNV"

"Es inasumible en democracia casos de espionaje", denuncia el 'lehendakari'

"Sensación de déjà-vu". Es lo que dijo ayer el lehendakari, Patxi López, que le producen los comentarios sobre la posición subsidiaria de su persona, su Gobierno y su partido en cuanto se vislumbra el comienzo de una negociación presupuestaria entre el Ejecutivo central y el PSOE con el PNV.

López definió así el actual momento: "Estamos en el inicio de una negociación en la que vamos a estar presentes los socialistas vascos. Será exitosa si es buena para el conjunto del país y la sociedad vasca, pero no fructificará si tiene como objetivo una posición particular de partido o una ideología". Al lehendakari le han sonado especialmente mal algunas de las propuestas de resolución presentadas por el PNV como colofón al debate sobre el Estado de la Nación que se votan hoy en el Congreso. "Retrotraen a ese nacionalismo más soberanista, incluso hay alguna que parece calcada del plan Ibarretxe, que no va a salir aprobada de ninguna de las maneras", vaticinó.

López, "convencido" de recibir en septiembre las políticas de empleo

Critica que se utilicen estructuras de Gobierno para espiar a personas

López intervino ayer en el Nueva Economía Tribuna Euskadi, y su comparecencia levantó una expectación más allá de lo habitual, tal vez por ser la de cierre de curso, tal vez por ese momento político de intensa negociación. La elevada asistencia, una de las más nutridas que recordaban los habituales.

El lehendakari sorteó las preguntas sobre el "puenteo" o acerca de sus dudas respecto de los perjuicios que puedan causarle las necesidades del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y también eludió responder a la que se le cuestionó en concreto sobre las "rayas rojas" que ha trasladado a los protagonistas del PSOE en esa incipiente negociación. "Estas situaciones se producen siempre al inicio de una posible negociación, cuando se extreman posiciones y declaraciones", dijo, en un intento de restar importancia a todas esas cuestiones.

López se mantuvo en un mensaje muy institucional: "Yo soy siempre partidario de que el PNV se implique en la gobernabilidad del conjunto de España y busque negociaciones para aprobar los presupuestos, y en esta ocasión, también", dijo. Ese mero hecho demostraría que España es un país que "da acomodo" también a las posiciones nacionalistas. Y esa parte de la situación le gusta, añadió. Menos le complacen, "declaraciones de cierta arrogancia", en referencia a las de Josu Erkoreka, quien señaló que lo que acuerden PSOE y PNV en Madrid pasará sobre el Gobierno de López y el PSE como sobre "una alfombra".

López se esforzó en desmentir esa imagen de irrelevancia de su figura, su Gobierno y su partido que es para el PNV el santo y seña en sus relaciones con Zapatero y el PSOE. "No es verdad", dijo el lehendakari, porque "Gobierno vasco y PSE estarán en esa negociación presupuestaria y de estabilidad" para el Ejecutivo central. Va a estar en todo momento "tutelada", por ambos dijo, aunque afirmó que no le gusta el término. "El PSE y el Gobierno vasco van a participar en esa negociación", se corrigió.

El recuerdo de la incómoda situación del Gobierno y el PSE en la negociación presupuestaria del año pasado pesa en los ánimos, pero fuentes del Ejecutivo aseguran que hay mecanismos esta vez para que no se repita tal situación. En relación con la transferencia de las competencias en políticas activas de empleo, el asunto que más en evidencia dejó entonces a López, el lehendakari dijo ayer: "Estamos convencidos de que las tendremos en septiembre".

López eludió también entrar en cualquier valoración sobre las exigencias de alejamiento del PNV en Álava que lanzar el PP, animado más aún por los escándalos. El lehendakari secundó a la portavoz del Gobierno, Idoia Mendia, que ya tachó de "repugnante" la eventual existencia de espionaje, y fue más allá. "Es inasumible en democracia que haya casos de espionaje, político o personal, me da igual".

La misma consideración dio al hecho de que "se utilicen las estructuras del Gobierno para espiar a personas o colectivo. Nosotros colaboraremos con todo lo que esté en nuestras manos para que la Justicia vaya hasta el final". López recordó el secreto de sumario y llamó a ser "muy cuidadosos y muy escrupulosos". Pero si lo que el juez está investigando "ha ocurrido, habrá responsabilidades penales y políticas", aseguró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de julio de 2010