Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo confirma la pena para el hombre que agredió a Itxaso en Pasaia

El Tribunal Supremo ha confirmado la pena de dos años y cuatro meses de prisión impuesta por la Audiencia Provincial de Guipúzcoa a José Andrés Uribarrena Ochoa por propinar un puñetazo al concejal del PSE-EE y ex alcalde de Pasaia Bixen Itxaso a la salida de un pleno donde se votaba una moción ética tras el asesinato de Isaías Carrasco a manos de ETA. El Alto Tribunal ha desestimado los recursos de casación interpuestos tanto por la víctima como por el acusado, que alegaba haber sido provocado.

Uribarrena también fue condenado a pagar multas de 720 euros y a indemnizar a su víctima con 200 euros más. La Audiencia de Guipúzcoa consideró probado que es responsable de un delito de atentado, otro de desórdenes públicos y un tercero de amenazas, así como de una falta de lesiones.

El Tribunal no reconoció al procesado la eximente de anomalía psíquica, pero sí la eximente incompleta de haber actuado con su capacidad de compresión "gravemente afectada", ya que padece un "grave trastorno paranoide de la personalidad", lo que confirma el Alto Tribunal. El Supremo concluye que el acusado padece un trastorno que comporta una afectación de su capacidad, pero no una anulación de esta, que sí se daría de concurrir un brote psicótico agudo o transitorio.

El acusado, junto a un grupo de simpatizantes de la ilegalizada ANV, acudió al salón de plenos "con la intención de perturbar su celebración y presionar a los concejales", según el relato de hechos probados. Durante el pleno, los alborotadores aplaudieron a la alcaldesa de ANV, Maider Ziganda, y profirieron gritos, abucheos y expresiones como "asesinos y torturadores", contra los ediles de PSE, PNV y PP.

Tercera condena

Tras ser aprobada la moción, la alcaldesa dio la palabra a algunos asistentes al pleno y los ediles socialistas decidieron abandonar la sala, mientras eran insultados y abucheados. El acusado se dirigió entonces al edil Bixen Itxaso y le dijo: "Mide bien lo que haces, anda con ojo a partir de ahora". Después se abalanzó sobre él, le agarró del cuello con las manos y le propinó un puñetazo en la sien izquierda.

Esta es la tercera condena que pesa sobre Uribarrena. Fue condenado a 15 años de prisión por el ataque con cócteles molotov perpetrado en 1987 contra la sede del PSE-EE en Portugalete, donde fallecieron dos personas y otras ocho resultaron heridas, y a otros 7 meses de prisión por un delito de resistencia o grave desobediencia a la autoridad. Tras ver desestimados sus recursos, ambas partes tendrán que abonar las costas causadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de julio de 2010