Reportaje:

Entre el blues y el raga indio

El Festival de Vitoria emprende su ecuador con la actuación del premiado Buddy Guy - El Teatro Principal se mantiene abierto a la vanguardia

En 1988, el Festival de Jazz de Vitoria firmó un contrato con Larry Carlton, uno de los músicos norteamericanos que practican ese jazz ligeramente comercial, como Lee Ritenour o David Samborn, sin perder calidad artística pero con el glamour de los barrios altos. El contrato no pudo cumplirse porque unos atracadores casi acaban con la vida de Carlton en el comienzo de aquel verano del 88. Ahora, 22 años después, esta noche, por fin, se cerrará ese compromiso en un concierto en que ejerce de anfitrión del que está considerado la referencia del blues eléctrico: Buddy Guy.

Carlton, miembro de la mítica banda The Crusaders, forma parte del referente musical de esa corriente musical norteamericana que incluye a Joni Mitchell lo mismo que a Randy Crawford y Joe Sample, dos viejos amigos que, por cierto, participarán en el Jazzvitoria el próximo viernes, como teloneros de lujo de la poderosa Freedom Band, de Chick Corea. Carlton ha trabajado como músico de estudio de lujo: el difunto Michael Jackson o su mentor Quincy Jones, contaron con su talento. Pero en esta ocasión llega a Vitoria acompañado de su trío, para interpretar un blues íntimo, hasta sentimental.

El blues sigue teniendo un público fiel en el programa vitoriano

Más contundente, sin duda, se presenta la propuesta de Buddy Guy, un coloso del blues, ganador de cinco premios Grammy y 25 premios de este sonido, lo que ningún músico ha conseguido hasta el momento. Venerado por Eric Clapton y Carlos Santana, también ejerció su docencia con el recordado Jimmi Hendrix.

Buddy Guy representa, en la velada de hoy, la apuesta tradicional del Festival de Jazz de Vitoria por el blues, que tiene un público fiel y a uno de los más queridos en el propio Buddy Guy. Recuérdese: regresa a la capital de Euskadi después del célebre concierto de la edición de 2002. Y, como el buen vino, el guitarrista estadounidense, a sus 75 años, gana en calidad.

Tras esta noche de blues, el festival se enfrenta al poderío de dos mujeres, Diane Reeves y Randy Crawford, sin olvidar al saxofonista Joshua Reedman, músico carismático que ya actuó en el Festival de Jazz de Vitoria-Gasteiz en 1993 y también dos años después, justo cuando comenzaba a causar asombro por su madurez y por su estilo claro y definido, basado en Sonny Rollins y John Coltrane. Vuelve Redman ahora con un doble trío con dos contrabajos y dos baterías.

Se trata de las figuras del escenario de Mendizorrotza, pero en el Teatro Principal, durante estos días, se viene celebrando unas sesiones vespertinas discretas, casi para iniciados, con el aliciente de que el espacio cuenta con aire acondicionado. Los conciertos comienzan a las 18 horas y, tras el enfrentamiento de pianos que ofrecieron el lunes el vasco Iñaki Salvador y el brasileño Helio Alves, ayer se pudo disfrutar con dos músicos de origen hindú, residentes en los EE.UU.: Rudresh Mahanthappa y Vijay Iyer. Toda una lección de improvisación que, como recordó el director del Festival, Iñaki Añúa, corresponde a quienes proceden de una de las tres tradiciones de música improvisada del mundo: el jazz, el flamenco y el raga de la India.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción