Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece en Nanclares un preso de 54 años sin signos de violencia

Un recluso de la cárcel alavesa de Nanclares, de 54 años, pereció el domingo por causas naturales, al parecer, ya que no presentaba signos de violencia. La muerte del preso, según informó ayer Instituciones Penitenciarias, se descubrió en el recuento de internos que se efectúa en la prisión cada mañana. Un médico de guardia acudió a la celda, pero sólo pudo confirmar la muerte, por lo que se está a la espera del resultado de la autopsia para conocer con exactitud sus causas.

El colectivo de apoyo a los presos Salhaketa denunció ayer a través de un comunicado el fallecimiento, que es el segundo que se produce en la cárcel alavesa en lo que va de año. Según la asociación, la muerte se atribuye a un infarto y ni siquiera el compañero de celda de la víctima, que cumplía una condena "muy corta", se enteró de lo ocurrido. Antes que en Nanclares, el recluso había estado en la prisión zaragozana de Zuera y en la guipuzcoana de Martutene, de la que fue trasladado por falta de plazas.

Salhaketa puso de relieve que en los últimos tres años han muerto más de 30 personas en centros penitenciarios del País Vasco y Navarra. En este sentido, denunció la "nula iniciativa de las autoridades judiciales competentes para esclarecer" las muertes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de julio de 2010