Reportaje:

"Impensable hace unos años"

Miles de personas celebran el triunfo de España en el Mundial en diversos puntos de Euskadi - Varios incidentes enturbian la fiesta

"Esto hace unos años era impensable". Muchos de los aficionados que se acercaron en la noche del domingo hasta la plaza Moyúa de Bilbao, incrédulos, repetían una y otra vez la frase. El hecho de que miles de seguidores de la selección española, la mayoría jóvenes, sin ningún tipo de complejo, decidiesen celebrar el título mundial al grito de "mola, mola, mola, Bilbao es española" o "ari, ari, ari, Iniesta, lehendakari", portando camisetas, bufandas y banderas de la Roja, era impensable hace si quiera un par de años. La alegría, que los aficionados pudieron expresar de forma libre en diversos puntos de Euskadi, se vio empañada por un puñado de incidentes que, aunque aislados, enturbiaron una noche que debía ser sólo recordada por la fiesta.

La noche se saldó con tres detenidos y un imputado por agresiones

"¡A celebrarlo a Madrid!", escuchó un joven de 20 años, que acompañado por un amigo, volvía a casa sobre las dos de madrugada tras celebrar la victoria de la selección. Con una camiseta roja y dos banderas de España, una anudada al cuello y otra a la cintura, fue atacado por un grupo de entre 10 y 12 personas en la zona de Atxekolandeta de Neguri, según fuentes próximas a la familia. "No fue un acto fortuito, les estaban esperando", indican las mismas fuentes que añaden que los agresores se escondieron tras unos cubos de basura para sorprender a los jóvenes.

La víctima, que alertó a una patrulla de la Ertzaintza situada en las inmediaciones, fue traslada al hospital por su hermana, despojada de su camiseta y con heridas en el rostro. Los familiares denuncian que los agentes no prestaron atención a los jóvenes, pero la Ertzaintza señala que una patrulla barrió la zona en busca de los agresores, vestidos de negro, sin poder localizar a ninguno de ellos.

El de Getxo no fue el único incidente de la noche. La madrugada se saldó con tres detenidos y un imputado por agresiones y lesiones, según Interior. A escasos minutos de que el árbitro pitase el final del partido, un joven de 25 años fue arrestado en el barrio de Deusto de Bilbao por atacar a un inmigrante que celebraba el título de España. El segundo altercado no tardó mucho más en llegar, un hombre, con antecedentes delictivos y armado con un palo de madera, propinó varios golpes a dos personas en la calle Zabalbide. A ellos se suman otro detenido en Zarautz, con antecedentes por participar en actos de kale borroka, que provocó un traumatismo cranoencefálico a un seguidor de la Roja y un imputado en Beasain por lanzar piedras a un grupo de personas que salían de ver el partido en un bar. Además, varios radicales insultaron y agredieron en Vitoria a un grupo que festejaba en la calle el triunfo de España. También en la capital alavesa se produjeron cruces de contenedores en el casco viejo sin mayores consecuencias.

Aún así hubo hueco para la euforia y las felicitaciones. El lehendakari Patxi López envió ayer telegramas felicitando la victoria, entre otros, a Vicente Del Bosque y a los jugadores del Athletic convocados; Fernando Llorente y Javi Martínez y al centrocampista guipuzcoano del Real Madrid, Xabi Alonso. La presedienta del Parlamento vasco, Arantza Quiroga, también se sumó a la fiesta y elogió "la imagen de España que este gran equipo ha trasladado al resto del mundo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 13 de julio de 2010.

Lo más visto en...

Top 50