Rusia y EE UU realizan el mayor canje de espías desde la guerra fría

El intercambio de los 14 agentes se produjo en el aeropuerto de Viena

Rusia y Estados Unidos culminaron ayer el canje de espías más importante desde el final de la guerra fría. Objeto del intercambio, que se ha efectuado en Viena, son 10 individuos residentes en Estados Unidos, transportados a la capital austriaca en una aeronave de Vision Airlines fletada por las autoridades norteamericanas, y cuatro ciudadanos rusos acusados de trabajar para la CIA y el espionaje británico, trasladados en un avión del Ministerio de Situaciones de Emergencia de Rusia.

Ambos aviones aparcaron uno junto al otro en el aeropuerto vienés y, según algunos testimonios oculares, "el intercambio se produjo mediante un microbús negro", informó la agencia austriaca APA. Un intercambio en la pista del aeropuerto, de una escalerilla a otra sin pisar tierra, significa que nadie oficialmente ha entrado al país.

Washington liberó a 10 agentes a cambio de cuatro. Todos son rusos
Los espías pasaron de un avión a otro sin pisar el territorio austriaco
La operación es fruto de las buenas relaciones, dice un alto cargo de Moscú
En la capital de Austria aún hay entre 2.000 y 3.000 agentes trabajando
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

De los 10 deportados de parte del Gobierno de Washington, la mayoría son rusos con identidad falsa. De los enviados desde Moscú, tres se encontraban cumpliendo condenas de espionaje en su propio país, y el cuarto, Guennadi Vasilenko, de 69 años, estaba en libertad tras haber cumplido una sentencia de tres años en régimen abierto que le fue impuesta en 2006 por tenencia ilícita de armas. Los medios de comunicación rusos, sin embargo, se refieren a cuatro condenados por espionaje y traición al Estado y de ese supuesto parte, aparentemente, el decreto de indulto firmado por el presidente Dmitri Medvédev sobre el que informó el viernes la página oficial del Kremlin.

La operación, realizada de común acuerdo entre los dos países, es, que se sepa, la primera en el género "intercambio de espías" que se efectúa desde los tiempos de la guerra fría, concretamente desde el canje en 1986 del defensor de los derechos humanos Yuri Orlov, que cumplía una condena de prisión y destierro, y el funcionario de la ONU, Guennadi Zajárov, acusado de espionaje bajo cobertura diplomática. Aquel intercambio tuvo lugar en vísperas de la cumbre de los ex presidentes de la URSS y EE UU, Mijaíl Gorbachov y Ronald Reagan, respectivamente, en Reikiavik (Islandia).

El viernes de madrugada, el Kremlin informó de que Dmitri Medvédev había firmado un decreto por el que indultaba a cuatro ciudadanos rusos que le habían dirigido tal solicitud tras reconocerse culpables. El Kremlin informó de que los indultados -Alexander Zaporozhski, Guennadi Vasilenko, Serguéi Skripal e Igor Sutiaguin- se encontraban "privados de libertad por decisión judicial y habían sufrido ya un severo castigo".

En el caso de los 10 detenidos en Estados Unidos, los canjeados son Vladímir Guryev (44) y Lydia Guryev (39) -conocidos como Richard y Cynthia Murphy-, Andrei Bezrukov (49) y Elena Vavilova (47) -Donald Howard Heathfield y Tracey Lee Ann Foley-, Mikhail Kutsik (49) y Natalia Pereverzeva (36) -Michael Zottoli y Patricia Mills-, Mijaíl Vasenkov (66) -Juan Lázaro, casado con la periodista peruana Vicky Peláez (55)- y Anya Kushchenko (28) -Anna Chapman- y Mijaíl Semenko. El undécimo agente, conocido como Christopher Metsos, está prófugo.

Según un comunicado del Ministerio de Exteriores de Rusia, el servicio de espionaje ruso y la CIA realizaron el intercambio, "cumpliendo las órdenes de los dirigentes de ambos países", partiendo de "consideraciones de carácter humanitario" y los principios de "colaboración constructiva", y de acuerdo con la legislación nacional. El canje se enmarca en el contexto de "la mejora de las relaciones ruso-norteamericanas", de su nueva dinámica, y en el espíritu de los acuerdos entre los dirigentes de ambos países, señalaba el comunicado. Una alta fuente de la Administración presidencial, citada por la agencia Itar-Tass, manifestaba que la operación se había organizado "de forma rápida, técnica y sin dificultades" y lo atribuía al "nuevo espíritu" en las relaciones de ambos países.

La capital de Austria, un país neutral en el corazón de Europa, tiene una larga historia como territorio para los intercambios de agentes. "Todos los servicios de inteligencia que funcionaron durante la guerra fría tienen actualmente una presencia en Viena", comentó a la BBC Siegfried Beer, historiador y jefe del Centro Austriaco de Inteligencia, Propaganda y Estudios de Seguridad. Beer calcula que en la actualidad entre 2.000 y 3.000 agentes e informantes trabajan en esa ciudad. "Muchos están vinculados al espionaje económico y tecnológico", añadió el historiador. "El espionaje político ahora se ha vuelto irrelevante".

Los aviones con los agentes para el intercambio aparecen aparcados uno junto al otro en Viena.
Los aviones con los agentes para el intercambio aparecen aparcados uno junto al otro en Viena.AP

CUATRO DE LOS 10 ESPÍAS LIBERADOS POR EE UU

Anna Chapman . Ha sido la cara más visible de la red de espías rusos en EE UU. Anya Kushchenko, su verdadero nombre, de 28 años, hija de un diplomático, estudió en Reino Unido y se mudó en 2010 a Nueva York.

Richard Murphy. Su verdadero nombre es Vladímir Guryev. Compartía su doble vida como espía con su mujer, Lydia. Se estableció en EE UU a mediados de los años noventa en Nueva Jersey.

Cynthia Murphy. Lydia Guryev vivía junto a su marido, Richard, otro espía, como Cynthia Murphy. El matrimonio residía en un chalet con sus dos niñas. Sus vecinos creían que era una asesora financiera.

Mijaíl Semenko. Al igual que Chapman, no escondió su ciudadanía rusa. Se cree que entró en EE UU en 2008 como empleado de una agencia de viajes. Habla perfectamente inglés, chino y español.

LOS AGENTES ENTREGADOS POR MOSCÚ

Igor Sutiaguin. Experto nuclear, fue condenado a 15 años por traición por revelar informaciones clasificadas a la CIA. Cumplió 11 años en una cárcel del norte de Rusia. Siempre se declaró inocente.

Serguéi Skripal. Ex coronel del servicio militar de información ruso, fue condenado en 2006 por espiar para Reino Unido. Reveló a los británicos los nombres de agentes rusos en Europa.

Alexander Zaporozhski. - Agente del espionaje exterior ruso, tras su jubilación se mudó en 1997 a EE UU. Fue detenido durante un viaje a Moscú en 2001 y condenado por espiar para las agencias extranjeras.

Guennadi Vasilenko. Ex vicejefe del servicio de seguridad de la cadena de televisión NTV Plus y ex veterano de los servicios de seguridad soviéticos. Detenido en 2006 por tenencia ilegal de armas.

Sobre la firma

Pilar Bonet

Es periodista y analista. Durante 34 años fue corresponsal de EL PAÍS en la URSS, Rusia y espacio postsoviético.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS