Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Osakidetza inicia un estudio para resolver la falta de pediatras

Entre las medidas plantea concentrar el servicio de los centros de salud

Uno de cada diez facultativos que ejerce como pediatra en los centros de salud de Osakidetza es, en realidad, médico de familia. Dicho de otro modo, Euskadi tiene a día de hoy un déficit del 10% de pediatras que es solventado con facultativos de otras especialidades. Lejos de atenuarse, la carencia irá a más en todo el conjunto de España en los próximos años- el déficit nacional se eleva al 26%, según un informe del Ministerio de Sanidad de 2009- gracias a un aumento de la natalidad. Este escenario requiere medidas para cubrir toda la demanda y, para ello, el Servicio vasco de Salud ha encargado un estudio para identificar las posibles soluciones y determinar exactamente a qué necesidades se enfrentará Osakidetza en los próximos años.

Una de cada diez plazas se cubre con otras especialidades médicas

El análisis concluirá a finales de año y tendrá como fin un Plan Director de Pediatría, que se perfilará en 2011. Osakidetza parte de algunas ideas entre las que plantea una concentración del servicio pediátrico que se ofrece en los centros de salud. Las alternativas son dos: la concentración horaria o la geográfica. La primera supondría que el servicio no se preste por la mañana y por la tarde como hoy en día, sino en una única franja horaria pero garantizando la presencia de pediatras en todos los centros de salud.

La segunda dejaría intactos los horarios actuales pero concentraría el servicio en algunos ambulatorios. Hasta ahora, los recursos han permitido tener este tipo de especialistas en todos los centros y en horarios amplios, pero las circunstancias han cambiado.

Entre las ideas, no se descarta contratar pediatras extranjeros. Y es que los estudios de Medicina se prolongan durante diez años, por lo que "el ritmo de formación no compensa el de las jubilaciones", reconoce Carlos Sola, subdirector de Asistencia Sanitaria en Osakidetza. De llevarse a cabo la iniciativa, se garantizará que los profesionales posean titulaciones homologadas.

A día de hoy existen 300 plazas de pediatría en los centros de salud vascos, mientras que la atención especializada de los hospitales cuenta con 170 plazas.

Osakidetza también estudiará la posibilidad de otorgar mayores competencias a las enfermeras, al igual que está ocurriendo en otras áreas de la sanidad como la atención a enfermos crónicos. Las enfermeras se centrarían en lo que los especialistas denominan control del niño sano. En definitiva, se trata de que los pediatras "se centren en las patologías, mientras que el control de la salud de los niños descanse en las enfermeras", añade Sola.

El futuro plan de pediatría promoverá cambios más globales, como facilitar el flujo de estos profesionales entre los hospitales y la Atención Primaria, con mayores niveles de coordinación, aunque sin fusionar ambos ámbitos.

Aparte de todas estas soluciones, el estudio encargado por Osakidetza a una consultora externa promoverá nuevas alternativas y realizará un diagnóstico de la situación actual y del futuro. Una vez que las iniciativas se determinen, los responsables del Servicio vasco de Salud debatirán con los profesionales sanitarios para contrastarlas.

Más niños y más jubilaciones

Hay más niños, pero la incorporación de pediatras a Osakidetza es lenta, más que la ola de jubilaciones que habrá en la próxima década. En 2007 Euskadi tenía 139,4 pediatras por cada 100.000 personas, uno más que la media nacional, pero la tendencia ha ido a peor. Hoy en día, las carencias de este servicio son más acuciantes en la Comarca Mendebalde, en Guipúzcoa, y en los barrios nuevos de las ciudades.

La razón más importante, según Carlos Sola, subdirector de Asistencia Sanitaria, es que los especialistas de esta rama están mal repartidos entre comunidades autónomas. Cada una tiene sus recursos para atraer a los médicos, como rebajar los ratios médico-paciente.

A este argumento se añade el aumento de la natalidad y el hecho de que el 30% de los pediatras de Osakidetza rebasa los 50 años. La cirugía pediátrica es de las especialidades más envejecidas a nivel nacional y en Euskadi en 2007 la tasa se encontraba en 0,6 facultativos por cada 100.000 personas. Aunque los facultativos pueden retrasar su retiro hasta los 70 años, las cifras siguen sin cuadrar.

Otra de las razones para este déficit de pediatras, el más grave entre las especialidades después de la medicina familiar, es el reducido número de plazas en las facultades de Medicina -240 en Euskadi-. Muchos estudiantes se quedan fuera de la carrera por las elevadas notas de corte. Las medidas que se toman en este sentido tardan en tener consecuencias en la reducción de la presión ya que la formación se prolonga durante diez años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de julio de 2010

Más información