Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Rudolf Leopold, principal coleccionista de arte de Austria

Compró con su esposa más de 5.000 piezas del país

Rudolf Leopold, principal coleccionista privado de arte de Austria al haber reunido las más importantes piezas de artistas del país, que adquirió poco a poco junto con su esposa, Elisabeth, y con los ingresos de ambos como médicos oftalmólogos, falleció el 29 de junio a los 85 años por un fallo multiorgánico en un hospital vienés, informó Klaus Pokorny, portavoz del Museo Leopold de la capital austriaca.

Considerado el descubridor del expresionista Egon Schiele, Leopold, cuya colección sumaba más de 5.000 piezas, señaló a este diario en 1998 con ocasión de la muestra que sobre el artista austriaco se inauguró en el Museo Picasso de Barcelona, que Schiele "pintó cerca de 300 cuadros. De estos, obras que se puedan considerar importantes debe haber solo 65, y entre estas, la colección cuenta con 45". Con lo que incluye "ya los mejores Schiele". Su colección de este autor es la más importante del mundo.

Leopold, nacido el 1 de marzo de 1925 en Viena, compró su primera obra "en 1947": "Acababa de entrar en la Universidad [para estudiar oftalmología e historia del arte], tenía 21 años y me interesaba la pintura figurativa. Pero no comencé por Schiele". "Me dedicaba a la pintura como un coleccionista apasionado, pero modesto. Tres años después descubrí [a Schiele] y empecé a buscar sus obras", señaló en esas declaraciones. Además de cuadros, Leopold coleccionó también otros objetos de arte, que financió dando clases particulares.

Expoliadas a judíos

En los últimos años, se enfrentó a parte de la comunidad judía vienesa y a otros sectores que le criticaron que no se aviniera a investigar el origen de algunas obras, pues sospechaban que al haberlas adquirido tras la II Guerra Mundial podían haber pertenecido a hebreos, quienes se habrían desprendido de ellas obligados por la persecución de Hitler, o incluso se las habían robado directamente los nazis. La controversia sobre el origen de algunas obras surgió en 1998 durante una exhibición de Schiele en el Museo de Arte Moderno (MoMA) en Nueva York, cuando la fiscalía estadounidense ordenó el decomiso de dos pinturas. La que mostraba a Wally, la amante de Schiele, sigue incautada y su destino lo decidirá un tribunal de EE UU, que debe determinar si Leopold violó la ley por comprarla tras la guerra después de que, en 1938, año de la anexión forzosa de Austria a la Alemania nazi, fuera supuestamente expoliada a un tratante judío de arte. En otras ocasiones, Leopold había intentado llegar a un acuerdo extrajudicial para evitar su devolución, pero no lo consiguió con El retrato de Wally.

La colección, valorada en 574 millones de euros en los años noventa, incluye, junto a obras de Schiele, piezas claves de los también austriacos Gustav Klimt, Oskar Kokoschka y otros artistas del país del siglo XIX, del modernismo y otras corrientes de principios del siglo XX.

"Hasta mediados de los años cincuenta, los especialistas austriacos, casi sin excepción, despreciaban a Schiele, lo consideraban obsceno, y la crítica internacional le despachaba como 'un talento local'. Me aproveché de ese desprecio. Hasta que, en 1955, la retrospectiva que hicimos en el Stedelijk de Ámsterdam lo consagró, y entonces cambiaron las cosas y las cotizaciones. He tenido que endeudarme con los bancos para comprar cuadros", dijo en la entrevista.

Para evitar que la colección se dispersase entre sus descendientes, los Leopold crearon una fundación que abriera un museo, uno de los más relevantes de Austria y situado en el llamado Barrio de los Museos en Viena. "Hemos donado tres cuartas partes de las obras y la restante ha sido adquirida por el Banco Nacional de Austria y el Estado", señaló.

El Estado austriaco pagó 160 millones de euros, con la condición de que las obras estuvieran en una fundación privada y fueran exhibida, desde 2001, bajo su dirección de por vida.

Ahora, tras su óbito, los miembros de la presidencia de la fundación son los tres hijos que ha tenido con su esposa -Gerda, Rudolf y Diethard- y cuatro representantes del Estado austriaco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de junio de 2010