Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado por lazos mafiosos un senador de Berlusconi

Dell'Utri, cofundador de Forza Italia, irá siete años a prisión

El Tribunal de Apelación de Palermo condenó ayer a siete años de cárcel al senador siciliano Marcello Dell'Utri por colaboración en asociación mafiosa. En primera instancia, el cofundador de Forza Italia junto a Silvio Berlusconi había sido condenado a nueve años. La fiscalía había pedido 11.

Tras cuatro años de proceso y cinco días de reunión para dictar sentencia, el juez Claudio Dell'Aqua redujo en dos años la condena inicial porque le considera inocente de las imputaciones "posteriores a 1992". El tribunal desestimó así la tesis política del fiscal Nino Gatto, que acusaba a Dell'Utri de haber negociado con la Cosa Nostra el nacimiento de Forza Italia. Esta teoría, de la que se habla desde 1994, fue confirmada en una sesión del juicio celebrada en Turín por el arrepentido Gaspare Spatuzza, aunque los jueces no han otorgado credibilidad al testimonio.

Al político se le vincula con capos como Bontade, Riina y Provenzano

Spatuzza, miembro del clan palermitano que ejecutó la serie de atentados cometidos por la mafia entre 1992 y 1994, declaró que Dell'Utri pactó con sus padrinos, los hermanos Graviano, la estrategia política de la mafia y los detalles de aquella campaña sangrienta.

La Corte sí considera probado que Dell'Utri colaboró en los años setenta con la vieja mafia de Stefano Bontade y que, desde 1980 en adelante, mantuvo relaciones con hombres de los capos Totò Riina y Bernardo Provenzano.

La sentencia, que será recurrida por el senador ante el Supremo y cuyas motivaciones se conocerán en un plazo máximo de 90 días, da por sentado que Dell'Utri llevó al mafioso Vittorio Mangano a vivir a la villa de Arcore para proteger a Berlusconi.

La contratación de Mangano como supuesto mozo de cuadras en otoño de 1974 fue decidida en una reunión entre Dell'Utri, Berlusconi y los capos palermitanos Stefano Bontade y Mimmo Teresi, en la sede de Edilnord, la constructora de Milano-2, según estableció la sentencia de primera instancia. Los jueces vuelven a dar validez al testimonio del arrepentido Francesco di Carlo, quien reveló haber acudido a esa reunión.

Antes de 1980, Dell'Utri fue también, según el primer veredicto, intermediario de las inversiones milanesas de Bontade, cuando Cosa Nostra buscaba empresas limpias para lavar dinero proveniente del tráfico de droga.

El senador, que compareció ayer en Milán, calificó la sentencia de "salomónica" y explicó: "Sabía que no me absolverían. Han hecho un regalito a la fiscalía palermitana y han dado una gran satisfacción al imputado, porque han excluido todo lo que me achacaban desde 1992 en adelante".

Sobre Vittorio Mangano, al que tanto él como Berlusconi calificaron como un héroe en el pasado, Dell'Utri insistió: "Sigue siendo un héroe. Estaba encarcelado y enfermo, fue invitado a hablar sobre Berlusconi y sobre mí, y siempre se negó a hacerlo. Prefirió seguir en la cárcel y morir que acusarnos injustamente".

Gatto mostró su "profunda desilusión" por la absolución parcial. "Las cosas que dijo Spatuzza y el planteamiento acusatorio basado en ese punto no se han valorado en su justa consideración", dijo. "Hace falta ver por qué el tribunal ha decidido eliminar la fase política del proceso. En cualquier caso siempre será posible hacer nuevas investigaciones".

La reacción del mundo político osciló entre la celebración del centro-derecha, que afirmó que la sentencia "desmonta el teorema" que liga el nacimiento de Forza Italia con la mafia siciliana, y el escepticismo de la oposición: "No se sabe qué festejan, le han condenado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de junio de 2010