Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mil niños saharauis menos serán acogidos este año por la crisis

El Gobierno aprueba una excepción para que sigan entrando estos menores

Los niños saharauis acogidos este verano por familias españolas serán mil menos que en los últimos años. La crisis ha afectado a la financiación de los billetes de estos menores, que generalmente corre a cargo de Ayuntamientos y diputaciones provinciales. El precio de los pasajes depende del lugar de destino y oscila entre los 1.100 euros que llegan a alcanzar los de los niños que van a Canarias, porque tienen que viajar primero a la península, y los que son acogidos en localidades como Málaga o Alicante, que pueden costar la mitad de esa cantidad, según explica Isidoro Vegue, miembro de la Comisión Permanente de la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sahara CEAS-Sáhara.

Así, este año serán acogidos en España 8.000 niños saharauis dentro del programa Vacaciones en Paz 2010, frente a los 9.000 que han acudido a España en los años anteriores. Esta iniciativa -que llevan a cabo asociaciones de amigos del pueblo saharaui de diversas provincias en colaboración con las delegaciones saharauis nacional y autonómicas- permite la acogida temporal en familias españolas de menores procedentes de los campamentos de refugiados saharauis situados en la provincia argelina de Tinduf.

Este programa se ha visto afectado este año por las modificaciones de las normativas de la UE, en concreto, por la referida a los visados. Para facilitar la acogida de estos menores, el Consejo de Ministros aprobó hace unas semanas unas instrucciones que permiten la residencia temporal de los menores saharauis que vengan a España este año dentro del programa Vacaciones en Paz 2010 con pasaporte colectivo. De esta forma, los niños pueden acudir a España sin necesidad de que Argelia les tenga que expedir un pasaporte individual.

Isidoro Vegue resalta otro de los aspectos incluidos por el Gobierno en estas instrucciones, la atención sanitaria de estos menores en España. El acuerdo, publicado por el Ministerio de Trabajo e Inmigración en el BOE señala que "excepcionalmente", en el caso de que un menor de origen saharaui haya comenzado, durante la residencia temporal autorizada, a recibir asistencia sanitaria especializada que sea imposible que continue en su lugar de origen, "se podrá renovar la autorización de residencia por el tiempo necesario para finalizar" esa atención.

"Estamos muy satisfechos porque, además de solucionar el problema de los pasaportes, se ha garantizado el tratamiento de los niños que tengan un problema de salud en la sanidad pública", resalta Vegue, que pertenece a una asociación de Castilla-La Mancha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de junio de 2010