Corbacho prevé iniciar la reforma de las pensiones en septiembre

El Gobierno quiere acelerar la reforma de las pensiones que envió al Congreso a principios de año y que desde entonces se debate en el Pacto de Toledo. El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, considera "razonable" que en dos o tres meses el Ejecutivo disponga ya de las conclusiones parlamentarias que le permitan iniciar la reforma, la tarea más urgente de su departamento después de aprobar la reforma laboral.

"Parecería razonable que en los próximos dos o tres meses tuviéramos ya las determinaciones [del Pacto de Toledo] para ver la dirección en la que debe caminar la futura reforma", aseguró el ministro tras comparecer en la comisión parlamentaria de este pacto. Sin querer dar por hecho que el Gobierno sacará adelante el controvertido aumento de 65 a 67 años en la edad legal de jubilación, Corbacho ofreció ante los diferentes grupos parlamentarios una pista sobre el objetivo de los cambios: "Que el máximo número de personas se mantengan activas el máximo tiempo posible", una idea que refuerza ese retraso en la edad de retiro.

También abogó por frenar las prejubilaciones, pues "en algunas ocasiones se han utilizado para casos que no tenían nada que ver con la crisis".

Congelación para 2011

Los diferentes grupos políticos, desde el Partido Popular hasta los minoritarios de izquierda, mostraron una inusual unanimidad al rechazar las iniciativas del Gobierno en pensiones. Además de oponerse al aumento de la edad de jubilación -"esta comisión no le va a hacer su reforma de las pensiones", advirtió el diputado del PP Tomás Burgos-, los grupos criticaron duramente la congelación para 2011, a la que Corbacho dedicó el grueso de su intervención. El ministro de Trabajo lo justificó así: "Ningún Gobierno ha hecho tanto por los pensionistas como el actual", por lo que "nos sentimos legitimados para pedirles un esfuerzo".

Corbacho aventuró que, cuando pase el bache, "el Ejecutivo tomará medidas para compensar las que tuvo que adoptar en unas determinadas circunstancias". Se trató, eso sí, más de la expresión de un deseo que de un anuncio concreto. Al calor de las alusiones de algunos diputados, Corbacho se refirió a su futuro político, tras los continuos rumores que lo sitúan fuera del Gobierno: "No se preocupen por mi futuro. Si la salud me acompaña, está dado a ser feliz", zanjó.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Lucía Abellán

La redactora jefa de Internacional de EL PAÍS ha desarrollado casi toda su carrera profesional en este diario. Comenzó en 1999 en la sección de Economía, donde se especializó en mercado laboral y fiscalidad. Entre 2012 y 2018 fue corresponsal en Bruselas y posteriormente corresponsal diplomática adscrita a la sección de España.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS