Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Al Qaeda pierde a su tesorero

La organización terrorista reconoce la muerte de Mustafá Abú al Yazid en un bombardeo en Pakistán - Desde 2007 era el jefe del grupo en Afganistán

La organización terrorista Al Qaeda ha reconocido la muerte de su número tres y tesorero, Mustafá Abú al Yazid, conocido como jeque Said el Egipcio (sheij Said al Masri), de 54 años. La información ha sido divulgada por el centro de vigilancia estadounidense SITE, que controla los portales islamistas en Internet, en los que la red de Osama bin Laden ha comunicado la muerte de Al Yazid, tras asegurar que no quedará impune.

Al Yazid, según la policía federal de Estados Unidos (FBI), fue quien supuestamente transfirió fondos, vía Dubai, a Mohamed Atta, Maruan al Shehhi y Wal al Shehri, tres de los extremistas que lanzaron los aviones contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono, en Washington, el 11 de septiembre de 2001.

Al Yazid transfirió los fondos que sustentaron a los terroristas del 11-S

Fuentes oficiales estadounidenses citadas por la cadena británica BBC sostienen que "todo apunta" a que el tesorero de Al Qaeda murió durante uno de los bombardeos de las zonas tribales de Pakistán, fronterizas con Afganistán, que realizan los aviones no tripulados norteamericanos. La web islamista no indica las causas del fallecimiento, pero señala que Al Yazid murió junto con su mujer, tres de sus hijas, una nieta y otros hombres, mujeres y niños. "Su muerte solo será una severa maldición sobre la vida de los infieles. La respuesta está cerca", señala el mensaje traducido por SITE.

En el último año, Estados Unidos ha multiplicado sus ataques con aviones no tripulados a través de la frontera afgana para golpear directamente a los miembros de Al Qaeda que se ocultan en las zonas tribales paquistaníes y a los dirigentes talibanes que cooperan con ellos. La estrategia, tolerada por las autoridades paquistaníes, pretende acabar con el santurario terrorista en esas zonas tribales, para poner freno a la expasión del extremismo islámico, que amenaza con desestabilizar el único país musulmán que tiene la bomba atómica.

El hombre que dirigía Al Qaeda en Afganistán desde 2007 fue visto por última vez en un vídeo difundido el pasado 4 de mayo. Al Yazid pronunciaba un responso por Abu Omar al Bagdadi y Abu Ayub al Masri, jefes militares de Al Qaeda en Irak, muertos en abril. En estas últimas semanas, se ha informado, para después desmentirlo, sobre la muerte de Al Yazid, pero es la primera vez que lo reconoce la misma Al Qaeda.

Los servicios secretos estadounidenses le consideraban uno de los hombres más cercanos a Bin Laden. "Al Masri era el administrador de la red y controlaba todo, desde las finanzas hasta la planificación de las operaciones", indicó a la agencia France Presse un responsable estadounidense. Su origen egipcio también le permitió ser el gran interlocutor de Ayman al Zawahiri, el número dos de Al Qaeda.

Durante una las escasísimas entrevistas que concedió, Al Yazid declaró en 2008 a la cadena privada de televisión paquistaní Geo que Al Qaeda estuvo "directamente implicada" en los ataques del 11-S y en los de 1998 contra las embajadas de Estados Unidos en Kenia y Tanzania. Justificó el terrorismo suicida y se manifestó convencido de la victoria de las fuerzas talibanes y de Al Qaeda sobre las tropas extranjeras en Afganistán.

Mustafá Abú al Yazi estaba vinculado a la yihad (guerra santa) egipcia y supuestamente estuvo encarcelado en Egipto en 1982 por su participación en el asesinato del presidente Anuar el Sadat.

Desde su puesto al frente de Al Qaeda en Afganistán, el jeque Said el Egipcio se convirtió en uno de los grandes estrategas de Al Qaeda y encargado de muchas de las operaciones contra las fuerzas de la OTAN en ese país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de junio de 2010