Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta emplaza a CajaGranada a buscar socios en Andalucía

Economía traslada a Antonio Jara su rechazo a una 'fusión fría' interregional

El baile de fusiones virtuales o reales entre las cajas de ahorros españolas está poniendo en entredicho el proyecto del Gobierno socialista de Andalucía de contar con un sistema financiero potente en la comunidad. Las entidades en juego -Unicaja, Cajasol y CajaGranada (la intervenida Cajasur está en manos del FROB)- están, por distintas causas, a la espera de destino. En esta situación, el PSOE andaluz reclamó ayer a esas tres cajas que "reflexionen desde lo andaluz", consciente de la pérdida de ventaja de estas instituciones ante las múltiples operaciones de concentración que hay en el panorama español, alejándolas de las primeras posiciones del ranking financiero. El llamado tablero de dos torres -liderada por Unicaja y Cajasol- va camino de convertirse en el de los alfiles. Y en esta situación, desde el Gobierno andaluz se considera clave el camino por el que opte CajaGranada, quien mantiene conversaciones con Caja Murcia, Caixa Penedés y Baleares para formalizar una fusión fría (SIP, sistema institucional de protección).

Ese fue el motivo de la reunión celebrada ayer entre el consejero de Economía, Antonio Ávila, y el presidente de CajaGranada, Antonio Jara. Ávila le comunicó que "no ve" la operación y le pidió "que mire al sur".

El PSOE andaluz tampoco ocultó ayer públicamente que esta operación de un SIP interregional de CajaGranada no le agrada y admitió que la misma "no fortalece el sistema financiero andaluz", según afirmó el vicesecretario general socialista, Rafael Velasco.

El número dos socialista tuvo la oportunidad el martes pasado de trasladar esta opinión a Jara en una reunión celebrada en la sede regional del PSOE a la que fueron convocados otros cajeros: Braulio Medel (Unicaja), Antonio Pulido (Cajasol) y Salvador Blanco (ex vicepresidente primero de Cajasur), según varias fuentes. La cita se convocó para analizar la espantada de Cajasur de su fusión con la entidad malagueña. El consejero Antonio Ávila y la secretaria de Organización del PSOE, Susana Díaz, fueron otros de los asistentes.

En la entrevista de ayer, Jara no se comprometió a nada con el Gobierno andaluz. Aseguró que no había un acuerdo cerrado con las cajas de fuera de Andalucía y se mostró abierto a "estudiar la posibilidad" de buscar aliados en la comunidad, según fuentes conocedoras de la reunión. Por su parte, fuentes de CajaGranada aseguraron que la entidad se pronunciará a través de sus órganos de gobierno y que la decisión que se adopte será "la que más beneficie a la entidad, a sus clientes, a su plantilla, a su zona de implantación y que contribuya a fortalecer el sistema financiero andaluz".

El pronunciamiento de la caja granadina puede ser inminente, ya que no se descarta la celebración mañana de un consejo de administración extraordinario. Las prisas no recaen tanto en CajaGranada como en las entidades que participarían en la fusión fría ya que quieren concretar lo antes posible las ayudas públicas que recibiría esta operación. El límite para pedirlas, aunque no se descarta una prórroga para reclamar fondos del FROB, acaba el 30 de junio.

En el movido mundo de las cajas aún es una incógnita los pasos de la sevillana Cajasol, que perseguía una fusión virtual con otras entidades que han preferido situarse bajo el manto de una de las grandes, Caja Madrid. Fuentes del sector y del Gobierno no descartan que pese a que cada vez quedan menos novios, la entidad que preside Pulido siga buscando otras alianzas fuera de la comunidad.

La espectacular danza de fusiones provocada desde la intervención de Cajasur ha puesto en entredicho el diseño que los socialistas andaluces han esgrimido en los últimos 10 años de que las cajas de Andalucía ganaran músculo o que al menos lideraran las fusiones entre regiones. Ahora se habla no sólo de liderazgo sino de "coliderazgo", como resaltó ayer Velasco. Aunque es aventurado pronosticar cómo quedará definitivamente el mapa de las entidades financieras en España, fuentes socialistas admiten que en el seno del PSOE hay "desconcierto" respecto al modelo que ahora defiende el Gobierno andaluz. "Algunos presidentes de cajas han ido a una política de hechos consumados", se quejaban estos medios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de junio de 2010