Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La subida del IRPF de la Generalitat afectará a 50.000 contribuyentes

La recaudación aumentará un máximo de 150 millones - El Consell Executiu aprueba hoy en sesión extraordinaria el recorte de 3.500 millones hasta 2013

El Gobierno catalán ha decidido gravar las rentas superiores a 100.000 euros a través del tramo autonómico del IRPF y, de momento, ya tiene hechos los números: sabe que puede recaudar unos 150 millones de euros que prevé la propuesta de ICV-EUiA. Cataluña se convertirá en la primera comunidad que sube los impuestos a los más ricos. Sin embargo, las negociaciones aún no están cerradas, y de momento el único punto acordado es que se subirá el gravamen a las rentas de más de 100.000 euros, lo cual se traduce en cerca de 50.000 contribuyentes.

El Partit dels Socialistes (PSC) e Iniciativa per Catalunya (ICV-EUiA), dos de los tres socios del tripartito, negociaron ayer la modificación del tributo, que se aprobará en las próximas semanas. Los ecosocialistas han sido los principales promotores del aumento del IRPF, hasta el punto de que condicionaron a él su apoyo al decreto de los recortes que aprobará hoy el Gobierno catalán, que ascienden a unos 3.500 millones en cuatro años. "Hace días que decimos que en Cataluña las cosas tenían que ser diferentes", recalcó Joan Herrera, diputado de ICV. "Hemos avanzado por nuestra insistencia en que el recorte de gastos fuera acompañado de una subida de ingresos".

Las dos partes -Esquerra se mantiene apartada de estos contactos- están negociando la creación de un nuevo tramo en la escala del IRPF. Ahora las rentas más altas, a partir de 53.047 euros, tributan a un tipo del 43%, que corresponde a un 21,5% en el tramo estatal y otro 21,5% en el autonómico, ya que el 50% del impuesto está cedido a las comunidades. ICV propone crear un nuevo tramo para que las rentas de a partir de 100.000 euros tributen un 21,5% en la parte estatal y un 25% en la catalana, lo cual sitúa el impuesto en el 46,5%.

La fórmula del nuevo tributo se aprobará en las próximas semanas, aunque ICV no quiere que se demore mucho y no aceptará que sea ni "simbólico" ni "cosmético". El consejero de Economía, Antoni Castells, se ha opuesto a la medida y fuentes ecosocialistas achacan el cambio de criterio socialista a que no ha tenido más remedio que asumirlo. "Se arriesgaban a que votaramos en contra del decreto como en el Congreso", señalaron.Tras la reunión del consejo nacional de Iniciativa (ICV), que se celebró en un hotel de Barcelona, Herrera se felicitó de que ICV haya logrado que Cataluña sea la primera comunidad autónoma en ejecutar un nuevo tramo del IRPF y que aplique la máxima de quien más tiene que pague más. "No aceptaremos una reforma simbólica de un aumento de un solo punto, tiene que ser al menos de 3,5%", dijo Herrera, que avisó que el acuerdo no está cerrado.

La ofensiva de Iniciativa no se queda ahí. Los dos consejeros de la formación, Joan Saura y Francesc Baltasar, plantearán en la reunión del Gobierno que se incorpore una resolución con una cláusula que diga que los funcionarios cuyos salarios se rebajen recuperarán sus ingresos en 2013. Según ICV, tanto el PSC como Esquerra apoyan el escrito. "Zapatero ha hecho pagar la crisis a los pensionistas y a las personas dependientes, pero en Cataluña lucharemos para que no haya recortes en las políticas sociales", afirmó el diputado.

Esquerra también ha puesto el acento en las últimas semanas en evitar la disminución del gasto social. Carme Capedevila, consejera de Acción Social, ya avisó en la reunión del Gobierno de hace dos semanas que su departamento difícilmente podía asumir un recorte más en la dependencia porque ya asumía una parte del gasto procedente del Estado. "El Gobierno trabaja para la mayoría y no para una minoría selecta", recordó Joan Puigcercós, presidente de ERC, tras reunirse con unos empresarios en el Vallès. "El Gobierno debe tomar decisiones estructurales a 10 y 15 años vista", defendió. Pese a los discursos optimistas de los dos socios minoritarios, el decreto prevé el recorte del salario de los funcionarios y afectará tanto a los conciertos sanitarios como a los educativos.

Oposición de CiU y el PP

Artur Mas, presidente de CiU, reiteró su oposición a la subida de los tributos porque ralentizan la recuperación de la crisis y calificó de "cortina de humo" el aumento del IRPF por entender que busca esconder el "tijeretazo" en los derechos sociales. "Ese recorte lo realizan los mismos partidos que hasta hace poco levantaban la bandera de los derechos sociales, que ahora castigan gravemente", dijo. Alicia Sánchez-Camacho, presidenta del PP en Cataluña, acusó a Montilla, de "multiplicar" en Cataluña el alcance de las medidas anunciadas por Zapatero. "Es una gravísima equivocación. Son unos recortes desproporcionados que encima Montilla ha elevado al cubo", afirmó la dirigente popular en Sitges.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de mayo de 2010