Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:ESPECIAL LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL

Memorias de un mocoso

Los preadolescentes alérgicos a las novelas se enganchan a la lectura con las divertidas viñetas de los diarios de Greg, de Jeff Kinney.

El dibujante Jeff Kinney (Maryland, 1971) se ha propuesto que no le engulla su hijo gráfico, Greg, un mocoso que le ha hecho vender ya en EE UU veinte millones de ejemplares con sus supuestas memorias de preadolescente. Que no le devore la promoción de su cuarta entrega, Diario de Greg 4. Días de perros, de la que de golpe se han puesto a la venta tres millones de volúmenes en su país. Así que Kinney sigue madrugando y soportando a un jefe. "Mi vida no ha cambiado demasiado. Me he podido cambiar a una casa más grande, mis hijos tienen sus propias habitaciones, pero sigo viviendo en el mismo pequeño pueblo al sur de Massachusetts. Lo que estoy es mucho más atareado. A veces tengo cuatro trabajos entre manos al tiempo". Días de perros ya está en las librerías españolas, avalado por el éxito de los anteriores. Molino y Círculo de Lectores han vendido en español 400.000 ejemplares -parte para la comunidad hispana de EE UU- de los tres primeros y 40.000 de un volumen de manualidades. En este cuarto episodio llega el verano y la familia de Greg busca alternativas a su adicción a la consola y la televisión. Un club de lectura es la primera tentativa de su entusiasta madre. Greg maldice su suerte, a esa edad al menos tenía que haber participado en un reality show.

Diario de Greg 1. Un pringado total (2008)

Diario de Greg 2. La ley de Rodrick (2009). Diario de Greg 3. ¡Esto es el colmo! (2009). Móntatelo tú mismo (2009). Diario de Greg 4. Días de perros (2010). Jeff Kinney. Traducción de Esteban Morán. Molino y Círculo de Lectores. Los cuatro libros tienen 218 páginas cada uno y su precio es de 15 euros.

Un pringat total (2009). Diari del Greg. Fes el teu propi llibre (2009). Diari del Greg: el Rodrick mana (2009). Diari del Greg. Aixó és massa!: no fair ni brot però pringo com sempre (2010)

Quina calda!. Jeff Kinney. Traducción de David Nel.lo. Estrella Polar. Barcelona. 218, 200, 226 y 224 páginas. 15 euros.

De las primeras tres entregas se han vendido en EE UU 20 millones de copias. La cuarta ha debutado con tres millones.

Kinney ideó los diarios para adultos, pero la editorial pensó que triunfarían entre los chicos de diez a doce años

Kinney estuvo en 2009 en la lista de los hombres más influyentes del mundo de Time, pero ocupa el día en una oficina de Family Education Network, que crea páginas web infantiles. "Soy un apasionado de lo que hago. Creamos un mundo virtual para los niños y esperamos hacer grandes cosas con la plataforma que hemos montado", asegura por correo electrónico. En 2004, Kinney comenzó a colgar en una de estas páginas (www.funbrain.com) las viñetas de Greg (Wimpy Kid en su versión original) que trazaba desde 1998. Un bombazo. En nueve meses subió 1.300 páginas, base de estos diarios, que desde entonces han recibido setenta millones de visitas. La web sigue abierta, pero las ventas no se han visto afectadas.

Pero ¿quién es Greg? Un niño de secundaria, segundo de tres hermanos, astuto, vago, mal estudiante y deportista, imaginativo, pagado de sí mismo y ninguneado en el colegio pese a sus fallidos intentos de ser "guay" (el 52º de 53 en la escala de popularidad). Y todo, piensa Greg, por la pésima idea de juntar en un mismo centro a chicos como él "que no han pegado el estirón" y a "gorilas que se afeitan dos veces al día". Su madre, harta de su comportamiento y su pereza crónica, le conmina a que se exprese en un diario. "Cuando sea rico y famoso tendré que hacer cosas más importantes que pasarme el día contestando preguntas estúpidas. Así que este libro podría resultar útil", concluye Greg, en las nubes y casi siempre maquinando una trastada.

La suerte de Kinney cambió en 2006. Cuando abandonaba el salón del cómic de Nueva York Comic-Con se topó con el editor Charlie Kochman en el stand de Abrams y le enseñó algunas viñetas. Éste se entusiasmó. "Kochman echó un ojo en menos de un minuto y dijo: 'Esto es lo que buscaba. Es el libro que hubiese querido leer de niño". Aunque Kochman tenía otra política comercial en mente. "Decidió que Diario de Greg tendría más éxito como una serie de varios libros dirigida a los niños que un solo volumen para adultos, como era mi idea. Estoy seguro de que tenía razón. Hubiese fracasado si se hubiese intentado vender a los mayores". Claro que muchos padres compran los diarios a sus hijos y terminan partidos de risa con sus travesuras.

"A veces, Greg se cree que ha aprendido la lección o hecho lo correcto, cuando para el lector adulto no es así. Creo que mis lectores son lo suficientemente inteligentes para entender que el humor de los libros viene de las carencias de Greg como persona". Kinney fue también un niño revoltoso, pero describe a su "hijo" como "una exageración" de sus travesuras de infancia y madurez.

A Greg se le calculan unos 12 años, pero su edad y el lugar en el que vive son un misterio. Y seguirá siéndolo. "He querido que en mis libros no existiese ni tiempo ni lugar para que pueda divertirse cualquiera y en cualquier fecha", cuenta Kinney, licenciado en informática y justicia criminal por la Universidad de Maryland. Mientras que los chicos de las viñetas son claramente distinguibles, ellas son casi un calco. "Esto te da una idea de los pensamientos de Greg. Él no entiende a las chicas, así que para él todas son iguales", sostiene Kinney. En primaria todo era sencillo, pero ahora Greg se plantea "qué está pasando con las chicas" que se mueven por el físico y el dinero.

Atraer a la lectura a los nativos digitales, criados entre ordenadores, juegos y películas en 3D, no es tarea fácil. La vistosidad de las viñetas, sin embargo, cautiva a muchos que se aficionan tras divertirse con las peripecias de Greg. "Creo que los niños pretenden que su entretenimiento sea visual, así que los cómics ayudan. Pero hace pocos años vivimos el fenómeno Harry Potter y esos libros no tenían ilustraciones. Así que no pienso que las imágenes sean un requerimiento para que los niños se enganchen a leer. Aunque es muy emocionante pensar que algunos hayan seguido leyendo gracias a mis libros". No era su objetivo pero, se alegra, "es un resultado precioso".

En España los diarios también sirven de puente lector. "Enganchan a los chicos a los que ya aburren los cuentos llenos de ilustraciones y no se atreven con las novelas juveniles", piensa Mar Peris, la editora de Molino. El sello catalán se animó a comprar los derechos de la obra antes de que se publicase. "Todas las semanas recibimos soplos de varios fenómenos, pero esta vez nos dio la intuición de que iba a funcionar entre todas las edades. En la editorial nos hemos reído con los diarios y, desde el principio, el equipo se implicó de una manera especial en la promoción".

El próximo otoño, la Twentieth Century Fox estrenará en España Diario de Greg, dirigida por Thor Freudenthal, un éxito ya en Estados Unidos. "He estado muy implicado en la película, desde el principio al final, y también lo estoy con la secuela. Me quedé contento con la primera", se alegra Kinney.

"Lamentablemente, no tengo tiempo de leer muchos de los correos de fans que recibo en los que me sugieren aventuras. Estoy demasiado ocupado. Espero rectificar algún día", promete Kinney. Ahora trabaja en la quinta entrega, que Molino editará en 2011. Al final serán siete volúmenes y no cinco, como estaba previsto en un inicio. Pero ni uno más. "Sería horripilante un señor de sesenta años escribiendo con la perspectiva de un crío de doce años".

Diari del Greg. www. diariodegreg.com.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de mayo de 2010