Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALMUERZO CON... MARIO PRIMICERIO

"La matemática no solo da respuestas, ayuda a preguntar"

Mario Primicerio entra en la conversación por cualquier ángulo: las matemáticas, la política, Ho Chi Minh, la relación ciencia-empresa, Berlusconi... Como si no tuviera un tema favorito o como si todos lo fueran. Su vida parece igual de variada. Matemático que estudió física (dudó si elegir filosofía), pero empezó ingeniería; catedrático de la Universidad de Florencia y presidente de la iniciativa I2T3 (Innovación Industrial Mediante Transferencia Tecnológica). Entre 1995 y 1999 fue alcalde de Florencia, como independiente de una coalición de centro-izquierda. Fue una experiencia tan interesante como agotadora, dice, y guarda buenas anécdotas: "Tenía una llave así de grande, era del Palacio Viejo florentino, sede del Ayuntamiento, y cuando me iba por la noche, lo cerraba".

El científico y ex alcalde de Florencia analizó el café o la cocción del espagueti

Primicerio no quiere pasarse comiendo. "Hay que trabajar por la tarde", dice, y elige un solo plato: "Arroz con garbanzos y conejo, creo que es suficientemente típico". De beber, agua.

¿Un matemático al frente de la ciudad que se identifica con artes y letras? "Y con Galileo y Leonardo: se olvida a menudo que el método experimental en el que se basa la ciencia moderna nació en Toscana". Florentino, aunque nacido en Roma hace 69 años, el ex alcalde cuenta que desde el Palacio Viejo afrontó los problemas de infraestructuras de Florencia y la llegada del tren de alta velocidad.

Aunque nunca ha militado en un partido, a Primicerio le interesó la política desde joven, sobre todo las cuestiones internacionales. Conoció a Ho Chi Minh al participar en una iniciativa que buscaba una salida política a la guerra de Vietnam. Alguien con tanta perspectiva, ¿cómo explica el fenómeno Berlusconi? "Su éxito político se basa en que encarna todos los peores vicios de cada persona, y si uno no logra controlarlos, ahora los ve legalizados por el comportamiento del primer ministro". Y añade: "Hay dos botones que provocan en el ser humano respuesta inmediata: el del miedo y el de la esperanza, y la mejor manera de ver a un político es fijarte si aprieta uno u otro".

Llegamos casi al final de la comida. Primicerio no logra resistirse ante el carro de postres y elige tocino de cielo. "Pero un trozo pequeño, por favor". Cambiamos de tema una vez más.

La transferencia de conocimiento a la industria se suele asociar a la ingeniería, la física, la química o la biología, pero no a las matemáticas... "Es cierto que en muchos progresos tecnológicos las matemáticas quedan escondidas, pero son esenciales". Él ha participado en un congreso celebrado en Madrid sobre Las matemáticas y la industria europea. "No solo aportan respuestas a la tecnología, sino que las matemáticas también ayudan a formular las preguntas correctas, a aislar los factores importantes de un problema". Para él son un instrumento indispensable en la innovación. Pero, "no, no hay una fórmula para lograr la transferencia de conocimiento, es un proceso complicado que exige mucha paciencia".

Con el café explica un trabajo de matemática industrial encargado por una empresa: modelizar la relación óptima entre granitos de café molido finos y gruesos para extraer el máximo sabor sin que se tapone el filtro de la cafetera. En otra investigación se ocupó de la frontera dinámica de cocción en el interior de un espagueti.

Hispano. Madrid

- Aperitivos y pan: 4 euros.

- Una cerveza sin alcohol: 2,52.

- Dos arroces: 30.

- Un agua mineral: 1,54.

- Dos postres: 6.

- Dos cafés: 3,74.

Total: 47,80 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de mayo de 2010

Más información