Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los escándalos que afectan al PP

La investigación destapa otra prueba clave del amaño de la visita del Papa

La trama corrupta, que no figuraba en el contrato, pagó al responsable del evento

La trama corrupta que dirigía Francisco Correa pagó de su caja B al menos 9.000 euros a Miguel Torroja, la persona que figuraba como responsable de los eventos que contrató la televisión valenciana por 7,5 millones de euros a la constructora leonesa Teconsa para la sonorización y montaje de pantallas en las calles de Valencia por las que iba a pasar el Papa en julio de 2006. Así figura en la contabilidad requisada a la red delictiva por la policía.

Torroja, según la documentación recabada por el juez, aparece en un escrito de la constructora Teconsa como responsable del proyecto de sonorización e instalación de pantallas durante la visita de Benedicto XVI los días 8 y 9 de julio de 2006.

El beneficio que se repartieron la red Gürtel y Teconsa fue de tres millones

Las empresas que realizaron el trabajo eran viejas conocidas de Correa

La televisión pública valenciana recibió en febrero de 2006 el encargo de la cobertura audiovisual de la visita del Papa por parte de la Fundación V Encuentro Mundial de la Familia, en la que estaban, además del representante de la Iglesia, el presidente Francisco Camps y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá.

La televisión pública valenciana decidió subcontratar los trabajos y su director general, Pedro García, íntimo amigo de los jefes de la trama Gürtel, sacó un concurso restringido con la advertencia de que adjudicaría los trabajos a una empresa "contrastada con experiencia en el sector audiovisual y con experiencia en la cobertura de eventos de similar naturaleza".

El contrato fue adjudicado a Teconsa, una constructora leonesa que en su vida había tenido experiencia en el sector audiovisual y que nunca había cubierto eventos de similar naturaleza a los que se refería el concurso de la televisión pública valenciana.

Aquel amaño de un concurso multimillonario que supuso un gran negocio a cuenta de la visita del Papa pasó inadvertido hasta que tres años después estalló el caso Gürtel.

Pese a que en algunas conversaciones grabadas por un ex colaborador de Correa se hablaba de los negocios de la trama corrupta aprovechando la visita del Papa a Valencia, no se había podido acreditar que la red empresarial delictiva hubiera recibido algún contrato con ese motivo.

De hecho, el Gobierno valenciano llegó a negar a este periódico que la trama corrupta tuviera la más mínima relación con la visita del Papa.

La policía desbarató esa mentira al hallar en uno de los pisos de Madrid que utilizaba la trama corrupta, en la calle del General Martínez Campos, documentación sospechosa relativa a la visita del Pontífice.

En la documentación que encontró la policía se detallaba cómo la trama corrupta había utilizado como empresa pantalla a la constructora leonesa Teconsa, con la que mantenía relaciones e incluso cobraba comisiones ilegales por obras públicas en las que había intermediado, para hacerse con el negocio alrededor de la visita de Benedicto XVI.

En la contabilidad de la trama corrupta figuraban los nombres de las dos empresas, especializadas en el montaje de pantallas en plena calle y en la sonorización de actos, que habían hecho realmente el trabajo en Valencia, y que cobraron sus honorarios habituales. Entre Teconsa y la trama corrupta se repartieron los más de tres millones de euros que sacaron en limpio del contrato que les adjudicó la televisión valenciana.

Por si no había pruebas suficientes, el sumario ha arrojado una nueva luz al acreditar que Torroja, al que Teconsa definía en sus escritos como el responsable del evento de la visita del Papa, cobró en concepto de provisión de fondos hasta 9.000 euros en las semanas previas a que realmente se desarrollara el trabajo para el que habían sido contratados.

Miguel Torroja, a diferencia de la constructora leonesa Teconsa, sí tenía cierta experiencia en el mundo del espectáculo, al igual que las dos empresas con las que se subcontrató el trabajo de instalación de pantallas de vídeo, sonido y megafonía para una cobertura televisiva.

Esas dos empresas con las que subcontrató los trabajos Teconsa cobraron tres millones de euros de los 7,5 que se llevó la constructora leonesa.

Esas dos empresas no habían trabajado antes con Teconsa sino que eran viejas conocidas de Correa, que les había encargado el montaje de pantallas y megafonía en distintos actos.

En la relación de proveedores que la red corrupta declaró a la Agencia Tributaria figuran esas dos empresas que hicieron para Teconsa todo el trabajo durante la visita del Papa a Valencia.

Un negocio redondo

Los documentos reflejan cómo un supuesto empleado de Teconsa para la visita del Papa cobraba en realidad de la caja B de la trama corrupta y cómo el director de la televisión valenciana adjudicó el contrato a esa empresa a pesar de que nunca había cubierto eventos similares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de mayo de 2010

Más información