Reportaje:

El acercamiento de Aralar

"No hay razón para no compartir cartel", dice Patxi Zabaleta

Tras la aprobación mayoritaria, en febrero, de la declaración de Alsasua y la consiguiente apuesta hacia el soberanismo por vías pacíficas y políticas, la izquierda abertzale ha roto el aislamiento en que se encontraba desde la ruptura de la tregua por ETA en junio de 2007 y ha tomado varias iniciativas políticas. Entre otras y, de manera discreta, el acercamiento a la mayoría de los partidos democráticos vascos a los que ha expuesto sus planes.

El último encuentro, celebrado muy recientemente, lo mantuvieron delegaciones de la izquierda abertzale, con Rufi Etxeberria al frente, y Aralar, su escisión del año 2000, con Patxi Zabaleta como principal responsable. El encuentro supuso un acercamiento entre las dos formaciones, según fuentes nacionalistas.

El objetivo de los radicales no es ir a las elecciones, pero lo intentarán

Antes, en marzo, la izquierda radical mantuvo otro encuentro con una delegación del PNV. La del PNV estuvo encabezada por Iñigo Urkullu, y la de la izquierda abertzale por la abogada Jone Goirizelaia.

La izquierda abertzale expuso a Aralar y, también al PNV, la revisión autocrítica que ha hecho de su trayectoria, especialmente de las consecuencias políticas que les ha supuesto la ruptura del proceso de final dialogado del terrorismo en junio de 2007 y de cómo esa revisión, la apuesta por las vías pacíficas y políticas al soberanismo, la han recogido en los textos que han aprobado mayoritariamente, sobre todo, en la declaración de Alsasua de febrero de 2010.

También expresaron su voluntad de seguir adelante con ese proceso sin dejarse condicionar por ETA, pero tratando, a la vez, de no romper con la banda.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La reunión supuso un cambio en la posición de Aralar que, de mantener una actitud escéptica hacia el plan de la izquierda abertzale, ha pasado a darle crédito, además, por sus sucesivos pronunciamientos críticos con la violencia, como la declaración de Pamplona, de hace dos semanas.

Los radicales aclararon además que su objetivo principal es consolidar su proyecto y no estar presente en las próximas elecciones, aunque lo intentarán. Patxi Zabaleta les dejó la puerta abierta a una colaboración electoral siempre que quede claro el rechazo de la violencia.

En este sentido, son muy expresivas las recientes declaraciones del líder de Aralar: "No hay razón para que ninguna persona sea más o menos que nadie. No hay razón para no compartir mesa, mantel y cartel electoral con nadie siempre que se haga en base a principios democráticos", dijo Zabaleta.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS