_
_
_
_
_

Muñoz lamenta la situación "muy delicada" en que Elorza ha puesto a Tabakalera

El director del centro cultural recalca que ya se trabajaba para afrontar la crisis

Tres días después de que el alcalde donostiarra, Odón Elorza, plantease por sorpresa una moratoria de las obras del edificio de Tabakalera por su coste, el director del centro cultural, Joxean Muñoz, rompió ayer su silencio. Lo hizo a través de un comunicado en el que reconoció la "enorme preocupación" que ha suscitado la propuesta del primer edil, que conoció "al mismo tiempo que los demás ciudadadanos" y que ha "generado una situación muy delicada para el futuro del proyecto".

Muñoz consideró que es el Consejo de Administración de Tabakalera y no él, quien debe pronunciarse sobre las medidas que se adopten sobre el proyecto. "No seré yo quien rompa ese marco de trabajo", afirmó, pero dijo verse en la "obligación" de "puntualizar" algunos datos.

El Orfeón Donostiarra congela la construcción de su nueva sede
La coral esperará a contar con apoyo económico de las instituciones

Muñoz apuntó que la necesidad de adecuar el proyecto a la coyuntura económica no es algo que se haya planteado por primera vez. Desde el propio equipo de Tabakalera y en cada una de las instituciones, "como no podía ser de otra manera, se está trabajando para proponer fórmulas de viabilidad y de adaptación a la crisis", abundó.

Lo que sí desconocía el responsable del centro cultural era la intención del alcalde de pedir una moratoria de las obras. Explicó que el pasado domingo se "encontró" con la noticia en el periódico, junto a "un sinfín de llamadas" y un SMS que el primer edil le había remitido la noche anterior en el que le comunicaba que probablemente iba a publicarse esa información.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En esta línea, subrayó que tanto la fecha prevista para el inicio de las obras, el próximo 1 de junio, como los actos de celebración previos al cierre habían sido "discutidos y admitidos" en la Comisión Ejecutiva de Tabakalera, en la que están presentes el Gobierno, el Ayuntamiento y la Diputación foral. Apostilló que estaba previsto que fuesen los representantes máximos de las tres instituciones quienes presidieran los actos de celebración.

Muñoz argumentó que el costo total de la obra no ha variado desde el concurso arquitectónico, fallado en 2008, y recordó que fueron las instituciones las que pactaron los ritmos y planes de financiación.

Frente a las informaciones que apuntan que el alcalde solicitó la moratoria del proyecto tras recibir el pasado 27 abril un informe sobre la previsión de gastos e ingresos para Tabakalera, el director del centro sostuvo que dicho estudio "no suponía un cambio sustancial en sus cifras finales" sobre las ya presentadas en diciembre de 2007 e incluso sobre las que la consultora Bearing Point expuso en marzo de 2005, antes de que él asumiese dirección del proyecto. "Por tanto, en ningún caso pueden constituir una sorpresa de última hora", recalcó Muñoz.

Las tres instituciones socias en el centro cultural tomarán hoy previsiblemente una decisión sobre el proyecto en la reunión que mantendrán en Tabakalera el alcalde Elorza, la consejera de Cultura, Blanca Urgell, y el diputado general guipuzcoano, Markel Olano. La cita, prevista inicialmente para ayer, se aplazó 24 horas para permitir la presencia de Olano, de viaje oficial en París.

El arquitecto que elaboró el proyecto de remodelación del edifico, Jon Montero, también mantendrá hoy una reunión de trabajo con la dirección de Tabakalera. Esta cita había sido fijada antes de que saltase la polémica, coincidiendo con la rueda de prensa que los responsables del centro tenían previsto ofrecer hoy con motivo del inicio de las obras.

Cuando todavía se desconoce si éstas se retrasarán o no, el Boletín Oficial de Guipúzcoa publicó ayer la adjudicación de la primera fase de los trabajos a la empresa Lurgoien, por un importe de 276.857 euros más IVA y un plazo de ejecución de 20 semanas, así como la adjudicación de las pólizas de seguro de la obra por 387.044 euros.

Y por si no bastase con la situación de Tabakalera, ayer también se hizo público el retraso en la ejecución de otro equipamiento cultural de Guipúzcoa por la crisis. El presidente del Orfeón Donostiarra, José María Echarri, explicó que la agrupación ha congelado el proyecto de construcción de su nueva sede en el Parque Tecnológico de Miramón al no aportar dinero los gobiernos vasco y central y la Diputación.

El Orfeón ha decidido paralizar el proyecto a la espera de que llegue un "nuevo ciclo económico", ante la imposibilidad de afrontar en solitario la inversión necesaria, cifrada en ocho millones de euros.

La coral ya ha dedicado un total de 830.000 euros a pagar la licencia municipal de obras y los proyectos de construcción y básico del edificio, cuya apertura estaba prevista para finales de este año y que incluye un auditorio con capacidad para 1.500 personas.

Hager y el Orfeón

El austriaco Leopold Hager, quien se retirará de los escenarios a finales de este mismo año, dirigirá al Orfeón Donostiarra y la Staatskapelle Weimar en una gira por España que arrancará el próximo sábado en el Auditorio Kursaal de San Sebastián y concluirá en Zaragoza, tras pasar por Barcelona. Para estos conciertos, Hager ha elegido una de las sinfonías más destacadas de Mendelssohn, la número 2, considerada la heredera directa de la Novena de Beethoven. El programa se completa con la Primera Sinfonía de Schubert.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_