Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Porcelanosa pagó obras de El Pocero en la Hípica de Bono

Fue en contraprestación por publicidad, dice el presidente

Porcelanosa, patrocinador de Hípica Almenara, SL, negocio propiedad de José Bono, presidente del Congreso de los Diputados, abonó obras por 284.000 euros que en el año 2004 llevó a cabo en este complejo deportivo una empresa del grupo Onde 2000, de Francisco Hernando, Paco el Pocero. El pago de esta empresa se desglosó de la siguiente forma: 180.000 euros para instalar su torre publicitaria de 17 metros de altura y sus vallas de esponsorización, y 104.000 en obras ajenas a la publicidad en el complejo deportivo. Las obras de Francisco Hernando en la hípica de Bono ascendieron a más de 600.000 euros. Hernando construyó el polémico complejo de Seseña (Toledo), una macrociudad en un terreno sin servicios ni agua que recibió el visto bueno de las consejerías de Urbanismo y Medio Ambiente de la Junta de Castilla-La Mancha.

Los anunciantes pagaron 404.000 euros de los 600.000 de la obra

"Contrataron ellos con el constructor. No los busqué yo, fue una empresa"

Hípica Almenara está situada a 7 kilómetros de Toledo, a unos 45 minutos en coche desde Madrid, y en los últimos cuatro años ha reportado a Bono y sus hijos beneficios de 1.258.000 euros, según sus declaraciones a Hacienda. La sociedad se constituyó en 2001 y tras la separación de bienes en 2006 de Bono y su esposa, el presidente del Congreso y sus cuatro hijos son dueños del 80% y 20%, respectivamente.

El PP cuestiona el enriquecimiento de Bono y pide a la Fiscalía General del Estado que investigue el origen del patrimonio de su familia, 12 propiedades inmobiliarias y la hípica escrituradas en unos 5,5 millones de euros. Bono asegura que es un hombre honrado, ha facilitado a la fiscalía su patrimonio y reitera que ha declarado sus bienes en el registro del Congreso.

Un portavoz de Onde 2000, la empresa de Francisco Hernando, asegura que las obras empezaron en marzo de 2004 y consistieron en la preparación de la pista de saltos del complejo, trabajos y reformas en la gradería destinada al público, instalación de vallas publicitarias, remodelación de agua y alcantarillado, saneamiento, explanación del aparcamiento y construcción de las estancias para el personal.

Los contratos se firmaron entre la empresa de El Pocero y tres patrocinadores: Porcelanosa, Seguros Pelayo y Hoteles Beatriz. Un cuarto contrato se firmó con la propia hípica. La constructora acordó con cada uno de ellos las obras que les correspondían. José Bono responde así a las preguntas de EL PAÍS: "Estos patrocinadores pidieron autorización a la hípica y contrataron directamente las obras para colocar su publicidad. No los busqué yo, los buscó una empresa que se dedica a eso. Porcelanosa pagó por dos conceptos: las obras para colgar su publicidad (180.000 euros), una torre de 17 metros y otras obras en la hípica que no tenían nada que ver con esa esponsorización (104.000 euros). Esto último fue una contraprestación a la hípica por sus anuncios porque así figura en su contrato de arrendamiento que dura varios años. Un contrato donde se dice que el pago no será sólo en dinero".

Según Bono, Seguros Pelayo abonó 30.000 euros e Inversiones Hoteleras Beatriz, 90.000, exclusivamente para construir el soporte de sus vallas publicitarias. Un portavoz de Onde 2000 ha declinado facilitar quiénes fueron los patrocinadores que les pagaron las obras. "Se tardó en cobrar por desavenencias en las partidas porque en algunos casos excedían del presupuesto", asegura.

La relación entre Bono, entonces presidente de Castilla-La Mancha (no concluyó su sexto mandato y en abril de 2004 fue nombrado ministro de Defensa), y el constructor era "cordial", según la define el portavoz de este último. "La normal entre un presidente de comunidad y un empresario, aunque también hubo momentos de desencuentro", aseguran desde Onde 2000.

"Hizo obras en el complejo de Bono porque se lo pidieron. No es verdad que no trabaje para terceros como dice Izquierda Unida. La decisión de construir Seseña no fue de la Junta sino del ayuntamiento", señala el mismo portavoz.

Hípica Almenara tiene entre sus patrocinadores al banco Santander, Coca-Cola, Endesa, Hoteles Beatriz, Porcelanosa y otros. Exhiben sus anuncios en la pista de competición al aire libre y en otro recinto cubierto y pagan por sus vallas publicitarias, además de apoyar algunas pruebas. En algunos casos los contratos de patrocinio son para varios años. José Bono, de 25 años, hijo del presidente del Congreso y jinete, es el encargado de este complejo deportivo. Bono padre informó en su día de esos contratos al Parlamento autonómico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de mayo de 2010