El PP plantea su propio recorte y pide que se reúna el Pacto de Toledo

El PP no ha tomado aún una decisión definitiva sobre qué votar cuando, previsiblemente en una o dos semanas, llegue al Congreso el decreto-ley que contenga las medidas de recorte anunciadas por el Gobierno. Los populares dudan entre la abstención y el no, una vez que ha quedado claro que la congelación de pensiones, a la que se oponen radicalmente, no irá en ese decreto sino en los Presupuestos de 2011. "No me pronunciaré hasta que no vea [el decreto] negro sobre blanco, máxime porque estamos acostumbrados a la improvisación de este Gobierno", aseguró ayer Soraya Sáenz de Santamaría, la portavoz parlamentaria.

Pero mientras se define sobre la propuesta del Ejecutivo -que todos los dirigentes populares critican abiertamente por su indefinición-, el PP someterá a votación en el Congreso el próximo martes su propio plan de recorte. La iniciativa, que fue registrada antes de que José Luis Rodríguez Zapatero anunciara su plan, incluye un recorte para 2010 de 10.000 millones de euros, precisamente la misma cantidad que plantea Zapatero.

Más información
Todos los grupos debaten ya sobre la posible subida de impuestos
Zapatero avanza que el Gobierno subirá los impuestos a los más ricos

Sin embargo, el plan del PP, muy poco claro a la hora de cuantificar las partidas que recortaría, no incluye ni congelación de pensiones ni recorte del sueldo de funcionarios. Se concentra en ideas más globales, ya que se habla de la necesidad de "ordenar el sector público a nivel estatal, autonómico y local con el fin de evitar duplicidades y lograr una mayor reorganización de la Administración pública".

Techo de gasto

Sáenz de Santamaría precisó que su grupo también pretende recuperar la prohibición por ley de que las comunidades superen unos determinados techos de gasto. Algunas de las autonomías más endeudadas y con más déficit están en manos del PP -otras del PSOE-, sin embargo la dirección de este partido culpa al Gobierno de Zapatero por haber eliminado los topes de gasto autonómico.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El PP mantiene su oposición al recorte de las pensiones y exige a Zapatero que "rectifique" sus intenciones y convoque el Pacto de Toledo para abordar allí otras fórmulas de ajuste presupuestario.

El PP insiste en su discurso de recortar ministerios, y quitar subvenciones a partidos, organizaciones empresariales y sindicatos. Sáenz de Santamaría criticó que Zapatero congele pensiones -1.600 millones de ahorro- en vez de cortar subvenciones a sindicatos y partidos -280 millones-.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS