Crisis en el Ayuntamiento de Barcelona

El Ayuntamiento exigirá responsabilidades por "errores graves" en el voto telemático

Cesa la técnica municipal que ha estado al frente de la gestión informática

La gestión informática de la consulta ha costado el cargo a la técnica municipal responsable de la misma, Pilar Conesa, quien ya reconoció "graves errores". Hereu, sin embargo, también quiere exigir responsabilidades a las dos empresas, Indra y Scytl, que asumieron la implantación de la consulta telemática.

Hereu reconoció ayer que se trataba de un proceso pionero, arriesgado e innovador, pero "que debía hacerse con rigor". Para el alcalde, el balance es negativo. El número de errores "no ha estado a la altura" de lo que merecen la apuesta y la ciudad. Hereu ha anunciado que revisará el convenio suscrito con las empresas informáticas suministradoras para evaluar las responsabilidades exigibles porque "no se ha cumplido el convenio".

Hereu: "El número de fallos no ha estado a la altura de la apuesta"

Más información

La decisión de admitir el voto telemático era osada porque, aunque ha habido experiencias, la mayoría se han circunscrito a colectivos de votantes más pequeños y, en varios casos, utilizando la intranet de la corporación. Indra, que gestiona el voto electrónico implantado en varios países, organizó en 2002 las elecciones al Consejo Asesor de Personal de la Guardia Civil, pero los votos se emitían desde ordenadores instalados en las comandancias. En 2003, en El Hoyo de Pinares se abrió una consulta por Internet sobre una romería local en la que pudieron participar 2.000 vecinos. En Barcelona los ciudadanos convocados eran 1.414.783. En algunas elecciones se han hecho pruebas de voto con urna electrónica (que facilita el recuento, pero no permite el voto telemático, a distancia) sin que entrara en el recuento oficial.

Cuando se abrió el proceso de consulta el lunes pasado ya se detectó que el sistema presentaba fallos. Era prácticamente imposible votar por Internet porque el proceso se paralizaba al dispararse una aplicación Java. Según fuentes municipales, el problema residía en el mecanismo de reconocimiento entre las máquinas y el servidor que controlaba el proceso, que saturaba las conexiones. El mismo problema se reproducía en muchos de los puntos abiertos para el voto directo de los ciudadanos. El propio alcalde padeció estos problemas cuando a primera hora de la mañana acudió al distrito de Les Corts para votar. Los vecinos que le siguieron no pudieron hacerlo. Él, aparentemente, sí lo hizo. Sin embargo, al cabo de dos días admitió que había salido con dudas y que por la tarde había comprobado desde el Ayuntamiento que no se había registrado su voto y lo emitió entonces. El lunes a mediodía el voto desde Internet funcionaba.

Alberto Fernández Díaz (PP) se encontró con que alguien le había suplantado y no pudo votar porque estaba registrado que lo había hecho. El Ayuntamiento anunció que perseguirá al autor de la suplantación por un delito electoral. Uno de los problemas del sistema es que basta conocer el DNI y la fecha de nacimiento de una persona para solicitar vía teléfono móvil una clave para votar.

Las juventudes de ERC denunciaron que habrían podido votar en lugar de la infanta Cristina porque disponían de los datos mínimos que solicitaba el procedimiento de voto y que no lo hicieron para no incurrir en un delito.

Xavier Trias (CiU), el jueves intentó votar hasta siete veces en el centro de la plaza de Sant Miquel. No pudo hacerlo. La pantalla daba un "error 01" que luego, se atribuyó a un cable desconectado. Trias logró votar finalmente en el centro del Pati Llimona

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de mayo de 2010.