Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:DESDE EL PARQUÉ

Los problemas aprenden a multiplicarse

La conjunción de algunos malos presagios sobre la economía, en general, y el sector bancario, en particular, junto con la acentuada debilidad del euro, han provocado fuertes caídas en los mercados de valores.

Las advertencias del FMI sobre un deterioro del 0,5% de la economía si la deuda no desciende a los niveles previos a la crisis, se unieron a un estudio que estima que los cambios normativos que se están estudiando para la banca, y que no estarán vigentes antes de 2012, reducirán las ganancias estimadas en un 37%.

El sector bancario capitaneó las pérdidas en la Bolsa española casi desde la apertura, al igual que sucedía en el resto de las plazas europeas, pero en conjunto no hubo sectores que se salvaran de esta nueva andanada vendedora. El Ibex 35 abrió la sesión con pérdidas mínimas, pero el ambiente se fue deteriorando a medida que el euro perdía fuerza y los informes llegaban al mercado. Casi al final de la sesión, el Ibex 35 registró un mínimo intradía en 9.192,60 puntos, con una caída del 7,87%, pero un discreto repunte llevó a este índice a los 9.314,70 puntos y limitó la pérdida al 6,64%.

El descenso de la Bolsa española supera al del resto de los mercados europeos al crecer el temor a una subida de impuestos a los rendimientos del capital y a las rentas más altas, en la línea de otros países con parecidos problemas.

La debilidad del euro, fuertemente presionado en los mercados, continúa provocando la retirada del capital externo, que esperará a un rebote, o a la mejora de las condiciones generales, para recuperar posiciones. La cotización del euro llegó a caer hasta 1,2368 dólares, provocando con ello la depreciación adicional de los activos denominados en esta moneda.

En los mercados de deuda volvieron las presiones sobre los bonos periféricos, al tiempo que el bund alemán y el bono estadounidense actuaban como refugio provisional para el dinero.

La contratación en el Mercado Continuo ascendió hasta 5.916,29 millones de euros, con una actividad mucho mayor que en los días anteriores en el "mercado abierto", en el que se movieron 3.856,58 millones de euros. Los tres principales valores del mercado acapararon el 61% del total, una cifra ligeramente inferior a la habitual, lo que indica que el papel apenas perdonó a nadie.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de mayo de 2010