Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición turca recurrirá la reforma de la Constitución

El Partido Republicano del Pueblo (CHP), la principal fuerza política de la oposición laica turca, recurrirá hoy la reforma constitucional impulsada por el Gobierno de base islamista del primer ministro Recep Tayyip Erdogan, que pretende recortar la tutela del Ejército y de la cúpula judicial sobre el poder civil.

Un día después de que el presidente turco, el también islamista moderado Abdulá Gül, aprobara con su firma las enmiendas votadas en el Parlamento y diera luz verde a la convocatoria de un referéndum de ratificación, un portavoz del CHP anunció la apelación ante el Tribunal Constitucional para instar la anulación de la reforma.

El CHP, heredero del partido único creado por el fundador de la Turquía moderna, Mustafá Kemal Atatürk, acusa a Erdogan de intentar desmantelar los mecanismos de separación de poderes arbitrados en la vigente Constitución, aprobada bajo el mandato de junta militar tras el golpe de Estado de 1980.

El Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), dirigido por Erdogan y Gül y que controla el Ejecutivo con mayoría absoluta desde 2002, afirma que las reformas del texto constitucional responden al proceso de negociación para la adhesión de Turquía a la Unión Europea.

Referéndum nacional

El Gobierno de Erdogan confiaba en poder celebrar el referéndum sobre la reforma constitucional a mediados del próximo mes de julio, pero la Comisión Electoral Central turca anunció ayer que la consulta se llevará a cabo el 12 de septiembre. Este plazo amplía las posibilidades de que el Tribunal Constitucional -que ya ha fallado en anteriores ocasiones en contra de reformas legales impulsadas por el Gobierno- para vetar algunas de las enmiendas antes de la votación popular.

La modificación de la composición del órgano turco equivalente al Consejo General del Poder Judicial y del propio Tribunal Constitucional, en ambos casos dando entrada a nuevos representantes elegidos por el presidente de la República y por el Parlamento, es uno de los aspectos más polémicos de la reforma.

Si los jueces del Constitucional anulan estos preceptos el primer ministro no descarta convocar elecciones anticipadas para intentar desbloquear un conflicto que enfrenta desde hace dos años al Gobierno posislamista con el aparato del Estado laico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de mayo de 2010