Berlusconi y Veronica Lario, divorciados de mutuo acuerdo

La ex esposa se queda con varias casas y 300.000 euros al mes

El matrimonio de Silvio Berlusconi y Veronica Lario ya es sólo un recuerdo. Tras meses de fuego cruzado en los periódicos, la pareja ha decidido, de común acuerdo, bajar el telón de su vida matrimonial sin revuelos mediáticos y de manera consensuada. En una reunión de cinco horas, Il Cavaliere y su ya ex esposa han llegado a un acuerdo de divorcio que pone fin a 30 años de convivencia.

Veronica Lario ha rebajado sus pretensiones. Inicialmente pedía tres millones de euros al mes como pensión compensatoria ya que consideraba a su marido culpable de la separación. Al haberse llegado a un acuerdo, la ex esposa de Silvio Berlusconi renuncia a esta cantidad tan elevada pero se queda con varias propiedades como Villa Belvedere, la mansión que suele llamar "mi castillo" en Macherio, cerca de Monza, donde vive con sus hijos. Una casa rodeada de un jardín inmenso.

Más información

Gracias a este divorcio de mutuo acuerdo, Berlusconi ya no tendrá que pagar a Lario 46 millones de euros anuales, sino 300.000 euros al mes.

Cuando se perfilen los últimos detalles, Silvio Berlusconi y Veronica Lario firmarán los papeles de la separación y al cabo de tres años el divorcio será efectivo.

Ayer, en la tradicional comida con sus hijos en la finca de Arcore (Milán), Berlusconi habló del tema con Barbara (1984), Eleonora (1986) y Luigi (1988). Veronica quiere garantías sobre el papel que estos desempeñarán en las empresas de la familia. De momento, el más pequeño de la dinastía se sienta en el Consejo de Administración de la aseguradora Mediolanum, la mediana acaba de empezar una beca en Fininvest, mientras la mayor, que está a punto de terminar la carrera de Filosofía, ha pedido trabajar en el mundo editorial y aspirar a un puesto en Mondadori, cuya presidencia ostenta ahora su hermanastra Marina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 11 de mayo de 2010.