Europa explorará modelos de gestión pesquera alternativos a las cuotas

Los ministros de la UE dejan Vigo sin resolver el escollo social de la reforma

El consejo informal de pesca de la UE abandona Vigo sin resolver el principal escollo para el sector: la dimensión social de la reforma de la Política Pesquera Común (PPC). Mientras los armadores insisten en que de continuar la línea actual de la UE la industria pesquera española va "en franca decadencia", la comisaria europea del ramo, María Damanaky, enviaba ayer un mensaje cristalino: "Tenemos problemas importantes de sobrecapacidad en toda Europa, hay que afrontarlo y ver qué cambios hay que efectuar" porque, recalcó, "necesitamos un sector viable, una industria que opere con métodos sostenibles". No obstante, sí hubo "práctica unanimidad", explicó la ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, en que "no sólo el régimen de TACs

"La reforma es necesaria porque existen problemas", afirma la comisaria

[Total Admisible de Capturas] y cuotas es el único modelo para la gestión de las pesquerías y habrá que seguir profundizando en otras opciones como el esfuerzo pesquero".

La revisión del sistema de reparto de cuotas es una de las máximas aspiraciones de la pesca industrial en España, que apuesta por la incorporación de derechos transferibles (ITQ), de modo que empresas de diferentes estados miembros puedan alquilar o comprar parte de esas cuotas que no todos llegan a agotar -el actual principio de estabilidad relativa asigna un tope fijo por país sin discusión y sin contemplar la incidencia de la actividad en la economía-. Damanaky fue ayer taxativa al afirmar que la comisión "nunca ha propuesto un mercado europeo para las ITQ", si bien algunos estados miembros sí lo han planteado, ya que es una práctica utilizada ya a nivel nacional pero no comunitario. En el caso de proponer este sistema, agregó, "lo haremos con ciertas salvaguardias" porque se trata de "un instrumento que hay que utilizar con precaución", a fin, sobre todo, de evitar monopolios. Hoy por hoy, si una armadora desea adquirir los derechos de pesca de una firma francesa, por ejemplo, debe comprar un barco allí abanderado para poder hacer uso del mismo.

Bajo la máxima de que "la reforma es necesaria porque existen problemas", en palabras de la comisaria europea, el debate abierto en Vigo durante dos días ha permitido alcanzar un punto de acuerdo en otros aspectos como la necesaria diferenciación de la pesca artesanal que no dependerá sólo de la eslora del buque, la creación de un fondo especifico para la pesca de pequeña escala "donde se incluyan medidas de carácter ambiental, tecnológico o comercial sin olvidar la dimensión social", así como el recorte de los descartes y la minimización de su impacto. La gobernanza ha sido otro de los aspectos que ha contado con el respaldo mayoritario para que las decisiones, tal y como reclama el sector, se aborden "de abajo hacia arriba", según Espinosa, que subrayó la importancia de "simplificar" la PCP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de mayo de 2010.