Análisis:DESDE EL PARQUÉ | MERCADOSAnálisis
i

Tormenta financiera sobre la eurozona

La excesiva tardanza en solucionar un problema de 120.000 millones de euros provocó ayer pérdidas multimillonarias en los mercados financieros europeos. Para los operadores, una vez perdido un tiempo precioso, lo que debieron ser soluciones se han convertido en parches de dudosa utilidad ante unos mercados financieros mucho más eficaces.

La presión vendedora sobre todo producto denominado en euros, con la salvedad del bund alemán, puso ayer un tono de catástrofe en los mercados, en los que se consideraba que la apuesta bajista era firme, una vez abiertas las puertas a esa opción por el relajamiento alemán a la hora de adoptar decisiones. El tipo de cambio del euro frente al dólar se acercaba a 1,3010 y aumentaba la presión vendedora sobre los productos denominados en esa divisa. Había quien recordaba que hace pocos años un solo inversor estuvo a punto de llevarse por delante a la libra esterlina.

Más información

El Ibex 35 terminó esta sesión con una caída del 5,41% que le dejó en 9.859,10 puntos, lo que significa que se dejaron atrás varios soportes importantes y que ahora hay que mirar a la zona de los 8.000 puntos como primera referencia fiable, aunque en el camino hay algún soporte relativo. Los valores medianos del mercado bajaron el 5,26% y los pequeños, el 4,07%, con lo que esta vez no hay que limitarse a la idea de un ataque contra los grandes valores del Ibex 35.

Como en las sesiones anteriores, la peor parte se la llevaron los valores bancarios, cuyas carteras están cargadas de deuda pública. La apuesta a la baja sobre estas entidades era evidente pues, con pocas excepciones, ocupaban los primeros lugares en las caídas del índice Euro Stoxx50.

La decisión del BCE de eliminar el requisito mínimo de calidad para así poder ofrecer financiación contra deuda griega como garantía, en lugar de animar al sistema, castigó al euro al tratarse, según los analistas, de un gesto de debilidad forzado por las circunstancias.

En conjunto, el panorama financiero de la eurozona se ha complicado lo suficiente como para pensar que puede solucionarse en un par de días, aunque, como dicen en el mercado, las posiciones bajistas tienen la ventaja de que al ser canceladas provocan el movimiento contrario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 05 de mayo de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50