Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera crisis del euro

La prima de riesgo de España marca su nivel más alto desde la entrada en el euro

Las dudas sobre el contagio de la crisis griega recrudecen las presiones sobre la deuda.- El Ibex registra su segunda jornada consecutiva de fuertes caídas con un descenso del 2,10%

Los mercados registraron el miércoles de nuevo fuertes descensos tras el fuerte correctivo del martes. Las Bolsas, el euro y la deuda de Grecia, Portugal y España, cuya prima de riesgo ha marcado su nivel más alto en 13 años, han vuelto a empeorar debido a las dificultades que se está encontrando la eurozona para solucionar la primera crisis del euro. Las dudas que se ciernen sobre la capacidad de Atenas de llevar a cabo su plan de austeridad, y la incógnita de si los fondos previstos en el plan de rescate serán suficientes para evitar que tenga que renegociar su deuda, dejan escaso margen al optimismo. Ante este panorama y pese a los esfuerzos de los líderes de la UE por negarlo, los inversores temen el riesgo de un eventual contagio de los problemas por los que atraviesa la República Helénica hacia el resto de Estados con una situación fiscal más deteriorada.

Salgado: "Estamos en un momento complicado en los mercados, pero en cuanto a las variables económicas, tenemos datos positivos"

El Gobierno defiende que más que medidas nuevas, lo que hay que hacer es poner en marcha las que ya se han anunciado

España, que junto a Portugal son los dos países que más están padeciendo la incapacidad para poner un dique frente a la crisis que permita descartar este efecto dominó, ha visto como su prima de riesgo, que equivale a la diferencia entre sus bonos a 10 años frente a los alemanes -de referencia-, ha marcado un nuevo máximo desde la entrada en el euro en 1.351 puntos básicos. La rentabilidad de estos títulos, que es el interés que el Tesoro debe pagar a los inversores y que tiene una relación con las arcas españolas inversamente proporcional a su cotización -a tipos más altos, más dinero debe pagar-, ha subido 10 puntos básicos, hasta el 4,2%, la más alta desde junio de 2009. Hay que retrotraerse hasta 1997, antes de la entrada de España en el euro, para encontrar un nivel mayor de la prima de riesgo. Entonces llegó a 144 puntos básicos. En el caso de los bonos a dos años el castigo era aún más fuerte, ya que su rentabilidad se ha incrementado en un 0,41% hasta el 2,5%.

En cuanto a la deuda griega, ha retrocedido a los niveles previos al acuerdo con la UE y el FMI del pasado domingo y su rentabilidad ha vuelto a superar el 10%, un 0,65% más. El diferencial frente a los alemanes ha llegado a 717 puntos básicos. Por último, los tipos de los bonos portugueses a 10 años se han incrementado en 32 puntos básicos, hasta el 5,75%, y su prima subía a 290 puntos básicos, por encima del anterior récord de 277 que alcanzó de finales del mes pasado.

Nuevo correctivo del Ibex

En cuanto a las Bolsas, el Ibex 35 no pudo levantar cabeza durante toda del miércoles. Tras sufrir otro varapalo en la apertura con un descenso superior al 3%, el selectivo español solo pudo reducir su caída a media mañana hasta el 0,45% al calor de la publicación de las nuevas previsiones económicas de la UE, que mejoran sus proyecciones para España. En el resto de Europa, la volatilidad era la tónica dominante en esos momentos.

No obstante, la apertura en rojo de la Bolsa de Nueva York y el aviso de Moody's de que ponía en cuarentena la deuda de Portugal alteró la calma tensa por la que transitaban los parqués a media sesión y decantó la balanza del lado de las pérdidas. En el caso del selectivo español, que ignoró la reunión entre el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de la oposición, Mariano Rajoy, se tradujo en un nuevo recorte superior al 3% a media tarde, lo que le mantenía al frente de las pérdidas del resto de plazas junto al PSI portugués, que bajó un 1,34%, y con la excepción de Atenas, que se dejó un 3,8%. Entre sus niveles máximos y mínimos, el Ibex registró una variación del 4%, lo que da buena muestra de la incertidumbre que campa estos días por los mercados financieros.

Al cierre, el mercado bursátil español logró moderar sus descensos hasta el 2,10%, con lo que hoy abrirá en 9.652 puntos. En apenas dos días se ha dejado un 7,39% o 770 puntos, con lo que pierde todo el terreno ganado desde mediados de julio pasado. Frente a estos números rojos, Francfort, Londres y París perdieron un 0,74%, un 1,11% y un 1,23%. Milán, por su parte, cedió un 1,27%. En el mercado de divisas, el euro perdió la cota de los 1,30 dólares por primera vez en un año por la salida de fondos hacia el dólar y el Tesoro de EE UU. La moneda común llegó a bajar a 1.2804 dólares, un nuevo mínimo anual. La Bolsa de Nueva York empezó y también terminó la jornada en negativo (perdió un 0,55%) por segundo día consecutivo aunque, al igual que el resto de las bolsa europeas, las pérdidas fueron más moderadas que en la sesión previa.

Salgado descarta nuevas medidas

A la vista de cómo está evolucionando la jornada, no han hecho falta ni rumores ni especulaciones sobre un eventual plan de rescate de España, algo que Zapatero calificó ayer de "absoluta locura", para tirar a la baja de los mercados, que en cualquier caso están demostrando estos días cierta falta de racionalidad.

La vicepresidenta segunda, Elena Salgado, ha insistido hoy en que la crisis griega "ha exacerbado el componente especulativo" de los mercados, aunque ha negado que desde fuera se quiera "mal" a España o se piense que se están haciendo las cosas mal en el país. En declaraciones a la cadena SER, Salgado ha reconocido que los inversores "no se han creído" que el plan de rescate de Grecia dé los resultados previstos, pero se ha mostrado confiada en que en los próximos días habrá que demostrar que eso sí será así. Además, ha negado que el país esté en el peor momento de la crisis: "Estamos en un momento complicado en los mercados financieros, pero en cuanto a las variables económicas, estamos comenzando a crecer y tenemos datos positivos. En ese sentido, estamos mejor que hace un año", ha destacado antes de reiterar que el Gobierno va a seguir cumpliendo su plan y que más que anunciar medidas nuevas, lo que hay que hacer es poner en marcha lo ya anunciado.