Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:FRANCISCO ÁLVAREZ DE LA CHICA | Consejero de Educación

"Hay que aislar la violencia escolar"

El consejero de Educación sostiene que "el gasto educativo no está conectado directamente con el éxito"

Tres consejeros de Educación en menos de un año. Francisco Álvarez de la Chica (Granada, 1960) es el último elegido para hacerse cargo de este departamento. Con la mitad de la legislatura cumplida y muchos de los asuntos clave ya en marcha, poco margen de maniobra le queda para innovar. Dice que su objetivo es hacer que el sistema sea "más eficiente", gane "prestigio social" y que los padres se impliquen más.

Pregunta. ¿Por qué una de sus primeras reuniones ha sido con el fiscal jefe de Andalucía?

Respuesta. En torno a la educación se está dando un debate social que hay que interpretar correctamente por los que tenemos responsabilidades políticas. Por ejemplo, la conflictividad y la violencia en los centros educativos. No es bueno para el sistema que la proyección que genere la educación, en vez de ser los elementos de éxito, sean los elementos de conflictividad. Es verdad que no alcanza más que unas décimas, el 97% de los alumnos cumple correctamente las normas. Pero ha habido algunos casos con mucha notoriedad. Y en esto hay que dar un mensaje claro: son conductas que no pueden quedar impunes. El gran objetivo que tengo es provocar un gran rechazo social. Salvando las distancias, hemos vivido en la última década un cambio de cultura en este país con el maltrato a la mujer. Se ha conseguido aislarlo socialmente. Creo que en los espacios educativos hay que provocar un gran aislamiento. Hay que hacer ver que es algo radicalmente negativo y se debe combatir con la mayor dureza.

"El sistema educativo no ha querido examinarse durante decenios"

"Ser profesor no puede ser un segundo o tercer plato"

"El gasto educativo no está conectado directamente con el éxito"

"Es posible que no hayamos sabido explicar el plan de calidad"

P. Si estadísticamente no está generalizado, ¿no desvirtúa la imagen del sistema que en su primera reunión centre el foco ahí?

R. No, en absoluto. Es una realidad que hay que combatir. Pero con el fiscal también tratamos los procesos de escolarización. Los fraudes son mínimos, un 0,3%, pero los ciudadanos tienen derecho a tener plenas garantías. Un ciudadano no tiene que tener la incertidumbre cuando ha cumplido. Además, si fuera por razones porcentuales por lo que un Gobierno actúa, nos iríamos a temas de más envergadura. Es que no es un problema cuantitativo...

P. Porcentualmente, el problema más importante del sistema es el abandono escolar... ¿Qué hará con este asunto?

R. El objetivo primordial es elevar la eficiencia y la calidad. Y hay que intentar frenarlo. Ya se está frenando. En el 82 estaba por encima del 50% y se ha rebajado de forma muy significativa. Pero sigue siendo el principal problema. Hay que intentar que los estudiantes no se vayan y que los que se han ido retornen. Vamos a desplegar medidas como la posibilidad de obtener el título de Bachillerato de forma libre para los mayores de 20 años.

P. Andalucía sigue incumpliendo el número máximo de alumnos por aula en 300 institutos.

R. Nosotros consideramos que la ratio que se puede cumplir es la de la LOE, que fija un margen del 10%. Y esa la cumplimos en un 95% en Secundaria. Nuestro objetivo es cumplir al 100%. Es verdad que la ratio tiene su incidencia en la calidad. Pero no es sólo eso. Los sistemas más eficientes hacen muchas más cosas. Son más eficientes aquellos que incorporan cuanto antes a los escolares al sistema. También tiene mucha importancia la formación inicial del profesorado. Los mejores sistemas tienen a los mejores profesores.

P. ¿Qué medidas tiene pensada Andalucía en este asunto?

R. No es sólo una decisión de Andalucía, es de país. Hay que incentivar mucho que la gente encuentre en la educación un ámbito para desarrollar su proyecto vital. Que no sea un proyecto de segundo o tercer plato. Y dar seguridad no sólo desde el punto de vista del empleo, sino de su estabilidad en el lugar. Hay gente que cada año está en un colegio. En cuanto a los presupuestos, el gasto educativo es muy importante, pero no está conectado directamente al éxito. No hay más éxito cuanto más se gasta. Hay quien gasta bastante y tiene éxito y quien gasta mucho y no lo tiene. Otro factor es la autonomía de los centros. Los sistemas más eficientes han desplegado medidas para que el centro se adapte lo mejor posible al espacio en el que está. Y, por último, el reconocimiento del profesorado.

P. ¿Con la autonomía no se puede caer en casos como el de la joven a la que no permiten en Madrid ir a clase con el velo?

R. Si la autonomía de los centros se emplea inadecuadamente y los centros segregan a los niños, por ejemplo, por sus niveles de inteligencia, es un desastre. O si segregan a niños y niñas. La autonomía de los centros no tiene tanto que ver con estos casos como con la capacidad de adaptarse al espacio en el que están en los procesos formativos.

P. ¿Cuándo dejará de estar la segregación por sexos financiada con dinero público?

R. Si por mí fuera sería ayer, pero como tengo que respetar a la Justicia, será en el momento en el que las sentencias de los procedimientos abiertos nos lo permitan.

P. ¿Tiene usted esperanzas en que el TSJA les dé la razón?

R. Yo siempre tengo esperanzas en la Justicia.

P. Cuando hay asuntos de discrepancia entre la consejería y los centros concertados, el TSJA suele decantarse por una opción...

R. Yo tengo un grandísimo respeto por la Justicia, pero si esa interpretación que usted hace existe, deberían tenerla en consideración quienes toman las decisiones. No me gustaría que pensaran de mí que soy arbitrario en mis decisiones.

P. Mar Moreno anunció cambios en el plan de calidad para hacerlo más atractivo en los institutos. ¿Qué se modificará?

R. El plan de calidad es un gran incentivo para la mejora del sistema. Hay quien ha querido ver en el plan razones económicas sólo, lo cual es muy poco ajustado a la realidad. Hemos conseguido un nivel aceptable en Primaria (60%) y en los de Secundaria alrededor de un 20%. Tenemos interés en ampliarlo. Es posible que no hayamos sabido explicarlo. Me voy a emplear a fondo en hacer ver las ventajas y virtudes. Y, por otro lado, esperamos que del proceso de evaluación que empezará en breve podamos sacar consecuencias para extender ese plan. Como no somos dogmáticos, vamos a intentar mejorar todo lo que se pueda mejorar.

P. ¿Se plantean retirar el plan de calidad?

R. No. Se retirarán del plan las cosas que no funcionen tras analizarlo. Uno de los grandes objetivos que tengo como consejero es el diagnóstico permanente del sistema. Conseguir un buen sistema de evaluación que nos diga las verdades a tiempo para poder corregirlas. A veces, el sistema educativo de este país durante decenios no ha querido examinarse. Hemos examinado a los alumnos pero no nos hemos examinado todos. Y el examen de todos es imprescindible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de mayo de 2010