Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector privado tira ya de la economía de EE UU

El espíritu empieza a recobrarse en el sector privado. Es lo que dejó entrever la evolución el producto interior bruto (PIB) del primer trimestre en Estados Unidos, al expandirse a una tasa anualizada del 3,2%. Es casi la mitad que a final de 2009, pero es más saludable y contrasta con la contracción del 6,4% sufrida cuando la recesión alcanzó hace un año su punto más dramático.

Estados Unidos encadena tres trimestres seguidos de crecimiento. Y en los últimos meses, creció a una media del 2,5%. A pesar de la moderación vista en el arranque del año, hay dos detalles positivos. Primero, que el pulso de la expansión es más robusto y real, porque no se sustenta tanto en la reposición de existencias. Y segundo, que el consumo contribuye a la recuperación.

Del gasto en los hogares, que subió un 3,6%, dependen dos tercios del PIB. Es el doble que en el trimestre precedente y el mejor comportamiento en tres años, antes de que la crisis hipotecaria arrastrara con el conjunto de la economía. La Reserva Federal sigue muy de cerca la evolución de la demanda privada, para tener una percepción clara de la recuperación.

Ahorro y consumo

El consumo aportó así 2,6 puntos al PIB. La tasa de ahorro, entre tanto, bajó del 3,9% al 3,1%. Respecto a la inversión empresarial, subió un 4,1%, ligeramente menos que el 5,3% del cuarto trimestre de 2009. Aún así, su contribución al conjunto de la economía fue de 1,7 puntos. La Casa Blanca cree que estos indicadores "muestran un retorno real del sector privado".

Pero aunque EE UU está en "mejor situación" que hace un año, el presidente Barack Obama admitió que "queda mucho por restaurar". La vivienda sigue siendo su talón de Aquiles. La actividad en la construcción se contrajo 10,8 puntos, por las nevadas y el fin de incentivos públicos a la compra de la primera vivienda."A no ser que los ingresos de las familias y el empleo mejoren de forma destacada, el consumo seguirá siendo débil", anticipan desde el Conference Board.

La mayoría de economistas, en todo caso, cree que la recesión quedó atrás a mediados de 2009. El banco central dejó el miércoles los tipos intactos en la banda del 0% al 0,25%. Su análisis es cada vez más optimista. Pero con el paro rozando el 10% y la vivienda débil, opta porque el precio del dinero siga ahí durante bastante tiempo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de mayo de 2010