Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marilyn Monroe, un icono sexual con perfil literario

La edición de sus diarios evoca su escondida faceta de escritora

Marilyn Monroe fue uno de los grandes iconos cinematográficos de la belleza, protagonizó películas, iluminó portadas de revistas y fue eterno objetivo de las cámaras. Pero en casa, lejos de las luces, su lado introspectivo e intelectual le hacía enfrentarse con su realidad: la frustración de ser tomada sólo como un símbolo sexual.

Así lo demuestran varios pasajes de los diarios escritos por Marilyn Monroe. En ellos hay poemas, anotaciones sobre sus estudios sobre el Renacimiento y hasta recetas de cocina. Todo este material se recogerá en un libro que se publicará en octubre por Editions du Seuil, en Francia, y por Farrar, Straus and Giroux, en Estados Unidos, con el título de Fragmentos.

Estos textos los escribió la actriz desde su adolescencia y hasta 1962, el año de su trágica y misteriosa muerte a los 36 años. Su amigo y profesor de interpretación Lee Strasberg custodió este legado que al fallecer pasó a manos de su mujer, Anna, quien ha decidido publicarlos ahora con la ayuda del editor francés Bernard Comment. "Hay un cierto tono melancólico en el libro", explica,. "Y lo que es muy hermoso, en algunas de sus notas se ve una asociación de ideas, a pesar de que están desperdigadas por toda la página".

Según el editor, muchos de los escritos de Marilyn Monroe contienen reflexiones que los convierten casi en un psicoanálisis de sí misma. "Creo que no sólo disfrutaba escribiendo sino que necesitaba organizar su vida convirtiendo en anotaciones sus sentimientos".

Para Courtney Hodell, editora de Farrar, Straus and Giroux, las frustraciones de la artista han quedado manifiestas en Fragmentos. "Era una gran lectora y con gran talento al escribir", apunta "Hay piezas de poesía preciosas, párrafos que llaman la atención".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de abril de 2010