Marlaska encarcela a cinco enlaces de ETA y Francia libera al supuesto jefe

El juez acusa a la abogada Arantxa Zulueta de sugerir objetivos a la banda

El juez Fernando Grande-Marlaska envió anoche a prisión a los abogados Arantxa Zulueta, Jon Enparantza e Iker Sarriegi, así como a la ex etarra Naia Zuriarrain y a la portavoz de Etxerat Saioa Agirre, acusados de actuar como enlaces entre ETA y sus presos. Les acusa de integración en banda armada. Asimismo, el juez acordó prisión eludible bajo fianza de 30.000 y 12.000 euros para el miembro jubilado de LAB Juan Maria Jauregi y el ingeniero Asier Etxabe, por ese orden.

Mientras, la justicia francesa dejó libre ayer "por falta de pruebas" al supuesto cabecilla de esta red, David Plá, quien fue arrestado el viernes tras la detención en España de diez personas (entre ellas, los citados abogados/ enlaces) por su conexión con la banda terrorista.

Marlaska emitió ayer un auto dando cuenta de 30 documentos que acreditan los delitos que se imputan a los encarcelados y que son el resultado de registros en los propios despachos profesionales cruzados con información, impresa y digitalizada, decomisada tras la detención del jefe etarra Francisco Javier López Peña en mayo de 2008.

El juez alude en su auto a la vinculación de algunos de los detenidos con Halboka, "una estructura orgánica de la banda terrorista creada alrededor del año 2002 y que se encarga de gestionar todo lo referente al colectivo de Presos y a su entorno". Enparantza sería el responsable de una "aportación" a la dirección de ETA en la cual recomendaba atentar contra cargos del PNV y cuestionaba "por su impacto social" el atentado contra el empresario nacionalista Inaxio Uría, asesinado de un disparo en la nuca en enero de 2009.

El juez señala que en el registro efectuado en el despacho profesional de Enparantza fue intervenido, entre otras pruebas, "un documento perfectamente empaquetado y envuelto en papel plastificado, que se trataría", señala, "de una comunicación orgánica, preparada para su envío, y dirigida por un miembro de ETA, que responde al alias RK, al aparato logístico de la organización". Que tenga ese documento en su poder "permite inferir" al juez "que cumple la función de correo entre miembros de ETA y la Dirección terrorista".

Del abogado Sarriegui apunta que le han sido incautados "diferentes documentos relacionados con el Frente de cárceles de ETA, escondidos en pequeños zulos o escondites en su despacho". Marlaska sostiene que "está vinculado con Halboka y hace de intermediario entre ésta y los presos de ETA para entregar las comunicaciones bidireccionales". De Zulueta indica que es "destinataria de documentación orgánica de la banda, que mantiene reuniones con militantes de la organización terrorista y que utiliza un alias orgánico en sus comunicaciones", aparte de "recabar, facilitar y/o transmitir informaciones de personas, vehículos, etcétera como objetivos potenciales a la Dirección de ETA".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Mientras Marlaska enviaba ayer a la cárcel a estas cinco personas, horas antes la justicia gala dejaba en libertad al supuesto cabecilla Plá, tras un fin de semana entre rejas. Francia entiende que "no hay pruebas suficientes para sostener las acusaciones". Marlaska también dejó libres ayer por falta de pruebas a dos de los 10 detenidos.

David Plá.
David Plá.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS