Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:24 HORAS EN... OPORTO

Bombarda, una calle con carisma

Un día en la 'rua' que concentra lo más contemporáneo de Oporto. 'Performances', galerías para el nuevo arte luso, restaurantes ecológicos, decoración 'vintage' y ropa de jóvenes diseñadores

No a la sombra, sino en paralelo. Oporto hace ruido de modernidad a la par que Lisboa. Pero la ciudad del Duero es más pura en sus propuestas de diseño, de arte contemporáneo y cultura urbana. Entre los dulces y las bodegas de Oporto, los cruceros por el río y los paseos por el barroco portugués, está creciendo un barrio especial, poblado de jóvenes modernos fanáticos del pantalón pitillo y del iPhone y que sueñan con ser artistas. Visitamos Bombarda, una extensa calle con decenas de propuestas vanguardistas para descubrir una ciudad distinta tras un nombre enraizado.

09.30 Desayuno con vistas

MÁS INFORMACIÓN

Hemos desayunado en el hotel Eurostars Das Artes (1) (Do Rosário, 160; www.eurostarshotels.com; la doble, a partir de 89 euros), un cuatro estrellas austero y moderno, con una fachada de azulejos azules y un relajante jardín, como los muchos que hay en los edificios del barrio. Conviene visitar su terraza interior, revisar por última vez el mail y respirar: esa tranquilidad desaparecerá en cuanto salgas por la puerta.

10.00 La acera-galería

La rua Miguel Bombarda es una de las calles europeas con más galerías de arte y multiespacios vanguardistas por metro cuadrado. Primera parada: Tramite Home Design (2) (en el número 584), una tienda galería de decoración vintage con muebles originales de Louis Pulsen. Atiende Artur Mendanha, uno de los empresarios impulsores de la zona, que nos asesora sobre la ruta del nuevo arte luso. En la acera, una galería tras otra, sin descanso: Presença (3) (en el 570), con obras de grandes del arte portugués y brasileño, como los fotógrafos Helena Almedia o Miguel Río Branco; Serpente (4) (en el 558), para nuevos valores artísticos; Quadrado Azul (5) (en el 553), con propuestas internacionales e instalaciones de infarto; Reflexus (6) (en el 531), fotografía y art performance de última generación. En apenas cien metros, la vanguardia portuguesa.

11.30 El artista de la nueva costura

Ojo con las calles perpendiculares a Miguel Bombarda, el arte y el diseño se expanden como manchas de aceite por los márgenes. En la Rua Adolfo Casais Monteiro está la tienda de Nuno Gama (7) (en el 101), uno de los diseñadores portugueses más famosos en España y con escasos puntos de venta en nuestro país. Aquí es importante uniformarse con gafas de pasta, cinturones de tachuelas y zapatillas Converse, el entorno lo pide. El estilismo se puede completar en Miau Frou Frou (8) (Miguel Bombarda, 416), una tienda con ropa de jóvenes y anónimos diseñadores portugueses. Desde collares de mil piezas hasta vestidos globo.

12.30 Un tentempié biológico

No hemos recorrido ni la mitad de la calle Miguel Bombarda y ya hemos visitado más de 15 galerías. Nos damos un respiro en la perpendicular Rua do Rosário. El barrio adquiere un tono más cotidiano y popular, de tiendas y cafeterías, pero el olor a modernidad resiste. Paramos en Quintal (9) (Rosário, 177) para un tentempié 100% biológico. Todo es eco, hasta las tazas de barro en las que te sirven la infusión. Unos números más allá, en el 274 de Rua do Rosário, Madame Janvier - J es un audaz espacio con discos, ropa vintage y originales prendedores para el pelo con imágenes de los años cincuenta. Esto también es arte.

13.30 Tapas pictóricas

Para almorzar, el restaurante bar galería 110 (11) (Do Rosário, 110). Tapas modernas al estilo luso entre sillones viejos, sillas recicladas y cuadros de artistas del barrio. Un escenario para degustar gambas al ajillo o ensalada de bacalao. La cuenta es discreta, como el local, unos 20 euros por cabeza. Por la noche es posible encontrar música en vivo.

15.30 El espacio total

En el número 274 de Rua do Rosário está Wohh! (12) una firma habitual de las tiendas modernas de Londres y Berlín. Ropa para shopaholics. Pero es en Muuda (13) (Rosário, 294; www.muuda.com) donde entendemos que el arte también se cose, se frunce y tiene patrón. En este bello y moderno espacio (Artesabores&design se denominan) se pueden probar prendas de jóvenes diseñadores portugueses (Ana Salazar, Alexandra Moura, Ricardo Dourado...), las paredes funcionan como galería (cambian de exposición cada mes), y se puede comer en un salón contiguo (bajo reserva).

17.00 Lo exclusivo de un mueble

Vuelta al punto de partida. La rua Miguel Bombarda sigue alimentando el deseo por las vanguardias. Carisma (14) (en el 141) es espectacular para quienes pierdan la cabeza con el mobiliario de diseño o deseen ilustrar las paredes de su casa con nuevos nombres del arte. Aquí exponen Patricia Correia, Hugo Silva o Célia Días, portugueses que suenan cada vez más en bienales de arte y diseño. No sabrá si las piezas son esculturas o lámparas. Rematamos la ruta en Trindade (15) (en el 200), que apadrina a artistas lusos a precios muy interesantes.

18.30 Gallos pop

En el centro comercial Bombarda (16) el nombre no hace justicia a lo que hay dentro. Es cierto que hay tiendas de moda internacional, pero también es núcleo de reunión de la gente del barrio: lo mismo beben un refresco en los pasillos, que toman el sol en su jardín interior o compran una camiseta. La nueva y colorista artesanía de Aguas Furtadas (Loja, 4) echa por tierra a la tradicional figura de porcelana del gallo portugués, y en Piurra (loja 26) venden muebles sinuosos.

20.30 Cena en plan 'indie'

Al final de la calle hay ajetreo de jóvenes. Es Rota do Chà (17) (www.rotadocha.pt; Miguel Bombarda, 457), una tetería, tienda y restaurante de dos plantas. El local es casero hasta en la decoración, y cuesta discernir si estás en un hogar portugués con inspiración oriental o en un centro cultural indie del Soho neoyorquino. Moderneo a raudales. En la carta, opciones vegetarianas, aunque también tienen buenos pescados. Para terminar, un té, por supuesto; y todo por unos 30 euros.

22.00 Un cóctel azul Picasso

En Oporto se está instalando la cultura de tomar una copa en un hotel. Para rematar la noche entre artistas: el Infanta Sagres (18) (Filipa de Lencastre, 62; www.hotelinfantesagres.pt; la doble, desde 140 euros). El ambiente es sofisticado, y el cóctel, de color azul Picasso (10 euros), que para eso llevamos una jornada rodeados de arte.

Más propuestas e información en la Guía de Portugal

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de abril de 2010