Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernández delega en García Macua las aclaraciones fiscales sobre Iurbenor

Sostiene ante el juez que "en caso de existir delito, se remontaría a 2008"

El controvertido caso Iurbenor sumó ayer un nuevo capítulo con la declaración de Jabyer Fernández y su hermana Susana como imputados en la causa abierta por la Diputación por apropiación indebida de fondos y delitos societarios. El administrador único de la empresa insistió en justificar el impago de 43 millones de IVA de una operación urbanística en Barakaldo para sanear sus deudas y delegó en Fernando García Macua las aclaraciones fiscales sobre el caso. El presidente del Athletic está también imputado y tendrá que comparecer ante el juez el próximo 5 de mayo.

Los hermanos Fernández afrontaron una intensa declaración de casi cuatro horas ante el Juzgado de Instrucción número 6 de Bilbao. Primero compareció Susana, que se limitó a reconocer su participación en una operación de crédito entre Iurbenor y Residere, una práctica que era "habitual" entre las empresas del grupo Afer, según argumentó ante el magistrado instructor. Jabyer prolongó su intervención. "Ahora resulta que Hacienda aterriza en el caso sin saber por dónde abordarlo y ha habido que explicarlo todo de nuevo", lamentó a su salida del tribunal.

La hermana de Jabyer admite un crédito entre empresas de Afer

"Ahora resulta que Hacienda aterriza en el caso", dice el empresario

El responsable máximo de la empresa insistió en que solicitó "en tiempo y forma" el aplazamiento de los 43 millones de euros que le negó la Diputación. Hizo mención también al impago de los 1,8 millones del IVA devengado en las operaciones desarrolladas con cuatro cooperativas en el mismo sector de la localidad vizcaína, un supuesto "error" que dijo desconocer y que achacó en todo caso a García Macua, de quien dijo que tendrá que aportar las explicaciones oportunas "cuando declare". Según Fernández, "si Hacienda quiere insistir en la existencia de delito, hay que aclarar que se remontaría a 2008", cuando el presidente del Athletic era el responsable de la gestión fiscal.

La de ayer fue la segunda comparecencia de Jabyer Fernández como imputado. En mayo del pasado año ya tuvo que declarar ante el juez, en aquella ocasión por la denuncia interpuesta por siete de sus ex socios de Iurbenor, entre ellos García Macua. Al igual que la Diputación, le acusaban de presunta apropiación indebida de fondos y de supuestos delitos fiscal y societario por el impago de los 43 millones de euros a Hacienda en concepto de IVA por la venta de terrenos en Barakaldo.

En base a las declaraciones de ayer ante el juez, Fernández se movió dentro de los cauces que ya había desvelado tras conocerse esta imputación junto a su hermana y que consiste, de un lado, en reducir la importancia de la operación económica entre Iurbenor y Residere y, de otra, en situar a Macua como responsable de todas las operaciones fiscales y jurídicas mientras permenció en sus cargos dentro de las compañías dependientes del grupo Afer.

El polémico caso Iurbenor ha quedado envuelto en una maraña de denuncias entre partes. Además de la de la Diputación y la de sus antiguos socios, sobre la empresa pesa una tercera interpuesta por las entidades financieras BBK y La Caixa debido a falta de información durante la venta de la parcela que adquirieron. En sentido inverso, el grupo Afer que preside Fernández ha demandado a la Diputación por su negativa a aplazar la deuda de 43 millones y baraja hacerlo también por la rescisión de tres contratos de obras. Además, contempla una reclamación multimillonaria por la proyectada fábrica de casas modulares que frustró la institución foral al incumplir distintos convenios.

La polémica hunde sus raíces en el ambicioso proyecto de Iurbenor para acometer la promoción urbanística Puerta de Bilbao y que, finalmente, no pudo abordar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de abril de 2010