Reportaje:

El diseño como argumento

El Alfa Romeo Giulietta es la alternativa italiana al VW Golf - Un familiar compacto que apuesta por la imagen y la deportividad para distinguirse - A la venta en junio: desde 20.725 euros

Un diseño con gancho para seducir a primera vista, motores potentes con consumos ajustados, y una conducción deportiva para disfrutar al volante. Son los argumentos diferenciadores del nuevo Giulietta, la respuesta de Alfa Romeo al VW Golf, el superventas europeo. Saldrá a la venta en España el 2 de junio con precios a partir de 20.725 euros.

El Giulietta sustituye al Alfa 147 y es un familiar compacto de 4,35 metros y carrocería de cinco puertas que prima el diseño y la deportividad para distinguirse. Recoge el nombre de un modelo mítico de la marca que triunfó en los años cincuenta y rompe con la imagen impersonal y casi clónica de la mayoría de sus rivales.

Lo primero que llama la atención en este coche es el diseño del frontal, que parte del MiTo, su hermano pequeño, para crear un rostro de personalidad muy marcada. Destaca la parrilla triangular de Alfa, que va en el centro del capó, en posición vertical, con el vértice inferior insertado en el parachoques y separando unas grandes tomas de aire que realzan el carácter. La vista lateral se inspira en los cupés y lleva los picaportes de las puertas traseras ocultos para acentuar su deportividad. Así, combina un trazo ascendente que recorre la base de las ventanillas y otro descendente en el techo que estilizan la silueta. La zaga, alta y musculosa, integra un difusor de aire debajo del parachoques y unos pilotos con diodos, lo que termina de definir un coche con estilo propio que fusiona deportividad y elegancia en un formato atractivo y seductor.

La prioridad del diseño se traslada al interior y, tanto la instrumentación como el salpicadero y la consola central o las tapicerías, reflejan la deportividad y crean un ambiente original y sugerente. Pero la ajustada altura de la carrocería penaliza la habitabilidad y obliga a conducir en una posición más baja de lo habitual. Las banquetas de los asientos son cortas y las plazas traseras tampoco destacan: tienen una anchura correcta para dos adultos, pero falta altura y espacio para las piernas si se mide más de 1,80 metros. En cambio, cuenta con un maletero correcto, 370 litros, que se amplía abatiendo los respaldos.

Al margen de los detalles prácticos, el Giulietta define una interpretación responsable de la deportividad que hace compatibles las prestaciones y el disfrute en la conducción con la eficiencia en el gasto de combustible. Así, reúne una aerodinámica afinada (CX: 0.31) y un nuevo chasis que aplica materiales ligeros -aluminio y magnesio- para reducir peso y mejorar el consumo. A pesar de ser uno de los coches más ligeros de su tamaño (desde 1.330 kilos), mejora un 23% la rigidez del 147. Por lo demás, incorpora nuevas suspensiones y el sistema DNA con tres programas de uso -Dinámico, Normal e Invierno- que varían la respuesta del acelerador, la dirección y el control de estabilidad para ofrecer siempre una conducción fácil y segura.

Los motores, todos con turbo, cambio manual de seis marchas y sistema Start&stop de arranque y parada en los atascos, completan el ADN deportivo del Giulietta. La gama en gasolina incluye un 1.4 de 120 CV (6,4 litros y 20.725 euros) y un 1.4 Multiair de 170 CV que gasta menos (5,8 y 24.925). Y hay dos turbodiésel: 1.6 JTDm de 105 CV (4,4 litros y 20.870) y 2.0 de 170 CV (4,7 y 26.395). Se venden en dos acabados -Progression y Distinctive (1.700 euros más)-, y todos vienen de serie con seis airbags, ABS, DNA, control de estabilidad VSC, diferencial electrónico Q2 y climatizador. En julio, llegará la versión Quadrifoglio Verde con motor 1.7 turbo de gasolina y 235 CV (7,6 litros y 29.925 euros).

El frontal es el aspecto distintivo del Giulietta. El diseño de la parrilla desplaza la matrícula al lado izquierdo.
El frontal es el aspecto distintivo del Giulietta. El diseño de la parrilla desplaza la matrícula al lado izquierdo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS