Reunión del Ecofin en Madrid

La UE revisará los Presupuestos de cada país antes de su aprobación

Alemania defiende la soberanía del Parlamento nacional en materia fiscal - Trichet quiere una aplicación más rigurosa del Pacto de Estabilidad

La coordinación de las políticas presupuestarias de los países de la zona euro se perfila, cada vez con más fuerza, como una de las medidas más emblemáticas para afrontar los efectos de la crisis económica y financiera. Los ministros de Economía de los Estados que comparten el euro debatieron ayer por primera vez la necesidad de analizar previamente los Presupuestos antes de su aprobación por sus respectivos países. Olli Rehn, comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, señaló tras la reunión que "es importante que los Presupuestos nacionales o sus líneas generales puedan ser sometidos a una revisión entre los pares antes de ser aprobados por los Parlamentos".

Además de la revisión presupuestaria previa, el Eurogrupo debatió otras iniciativas de la Comisión encaminadas a aumentar la coordinación de las políticas económicas. Entre estas iniciativas destacan el reforzamiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, la reducción de los desequilibrios macroeconómicos -especialmente las diferencias de competitividad- y el establecimiento de un mecanismo de resolución de crisis de carácter permanente.

Juncker dice que no se trata de restar derechos específicos a nadie
Rehn presentará el 12 de mayo las fórmulas para una mayor coordinación
Más información

A la reunión del Eurogrupo no pudieron asistir Didier Reynders, viceprimer ministro y ministro de Hacienda de Bélgica; James O'Brien, secretario general del Ministerio de Finanzas de Irlanda, y Carsten Pillath, director general de Asuntos Económicos y Sociales de Malta, debido al cierre de los aeropuertos en el centro y norte de Europa por la nube de ceniza originada en la erupción de un volcán en Islandia.

Rehn presentará oficialmente sus propuestas el próximo 12 de mayo. La iniciativa de la Comisión recibió el respaldo total del presidente del Eurogrupo, el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, quien manifestó que estaba "al 100%" de acuerdo con la idea. Juncker precisó que, en el futuro, los ministros "tendrán que ser más prudentes" a la hora de elaborar los Presupuestos y ser conscientes de que las cuentas públicas de los países vecinos afectan también a sus respectivas economías.

El presidente del Eurogrupo subrayó que "no se trata de restar derechos específicos" a nadie, pero consideró fundamental que la Comisión y los demás Estados de la zona euro puedan conocer las propuestas presupuestarias antes de ser aprobadas para influir en ellas en el supuesto de que no estén bien orientadas.

Aunque Rehn se manifestó muy "optimista" por la favorable acogida que dieron los ministros a su propuesta, el secretario de Estado de Economía alemán, Joerg Assmusen, precisó que aunque se puede revisar la política presupuestaria, debía mantenerse la soberanía nacional en esta materia. Precisó que "es evidente que no se debe tocar la prerrogativa nacional en materia presupuestaria, aunque nos sometamos evidentemente a las reglas del Pacto de Estabilidad". "El derecho del Bundestag [Parlamento alemán] en materia presupuestaria", abundó, "no debe ser limitado".

Sobre el posible conflicto de competencias entre la Comisión y los Estados miembros en materia presupuestaria, Rehn señaló que se tendrían en cuenta las opiniones de los Estados, pero recordó que "la Comisión era la guardiana de los tratados y tenía el derecho de iniciativa legislativa". Precisó que, de todas formas, la reunión de ayer sólo había sido "un primer intercambio de impresiones" y que para la elaboración definitiva de la nueva normativa se deberá tener en cuenta también la posición del Parlamento.

En cuanto al reforzamiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, la vicepresidenta segunda del Gobierno español y ministra de Economía, Elena Salgado, manifestó que una de las medidas que prevé la Comisión será "tener en cuenta la deuda además del déficit" para valorar el control de las cuentas públicas.

Por su parte, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, insistió en la necesidad de una aplicación más "rigurosa" del Pacto de Estabilidad y recordó que esta posición era la que había mantenido siempre la entidad que presidía, incluso en los momentos en que se discutía su utilidad. En su opinión, el Pacto de Estabilidad "ha sido fundamental" y constituye "el núcleo mismo de la Unión Económica y Monetaria". El comisario aseguró que el debate para reforzar el Pacto de Estabilidad había sido "muy constructivo".

Un tercer frente de actuación será la reducción de los desequilibrios macroeconómicos. Estará especialmente dirigido hacia los países que más competitividad han perdido. El Eurogrupo analizará en cada reunión a dos países empezando en el próximo encuentro con Finlandia y España. Seguirán Portugal y Luxemburgo. Juncker expresó su preocupación por el posible crecimiento de los desequilibrios de competitividad entre los Estados miembros.

Elena Salgado entre Trichet (izquierda) y Rehn, ayer en la foto de familia del Ecofin en Madrid.
Elena Salgado entre Trichet (izquierda) y Rehn, ayer en la foto de familia del Ecofin en Madrid.CRISTÓBAL MANUEL

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción