Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Wagner se pelean en el homenaje a su patriarca

Parte de la familia, ausente en un acto presidido por Merkel

Como las telenovelas, el culebrón familiar en torno al Festival de Bayreuth va adornado con sonoros nombres de pila. Nike, Iris, Siegfried Wolf y Daphne Wagner protagonizan el último episodio. Los bisnietos del compositor Richard Wagner se negaron el domingo a asistir al gran homenaje a su tío Wolfgang Wagner, que murió nonagenario hace tres semanas. Cuestión de butacas. En la primera fila de los 1.500 asistentes ilustres se sentaban la canciller Angela Merkel y el primer ministro de Baviera, Horst Seehofer. Junto a ellos, las herederas de Wolfgang al frente del festival, sus hijas Katharina Wagner y Eva Wagner-Pasquier. Las hermanastras no encontraron sitio en esa primera fila para sus primos, que iban a quedar relegados a localidades secundarias en el patio de butacas.

Las rencillas se iniciaron por el control del festival de bayreuth

Los cuatro prefirieron quedarse en casa para "no ofrecer una imagen de división en la familia". Más que división, su ausencia sugiere una enemistad irreconciliable. Wolfgang Wagner había gobernado durante más de medio siglo el festival de ópera más famoso del mundo, fundado en 1876 por su abuelo sobre la verde colina de Bayreuth. El domingo, la localidad bávara le rindió un homenaje institucional, que quedó ensombrecido por la ausencia de los cuatro hijos de Wieland Wagner, hermano de Wolfgang y codirector del festival hasta su muerte en 1966.

Ni siquiera para despedir al patriarca han podido los Wagner arrumbar sus rencillas. La sucesión de Wolfgang Wagner causó golpes bajos e intrigas, un largo enfrentamiento entre facciones para obtener la dirección del festival. Nike Wagner, una de las ausentes el domingo, fue muy crítica con su tío y figuró durante años como probable heredera del festival del bisabuelo. Cuando el patronato eligió a la joven Katharina y a Eva en 2008, su prima Nike no ocultó su gran disgusto.

También faltó Gottfried Wagner. Asegura el segundo hijo de Wolfgang que le han impedido despedirse de su padre, incinerado poco después de morir. La invitación al homenaje también le llegó demasiado tarde. De los bisnietos de Richard, Gottfried Wagner es el crítico más encarnizado del festival. En su libro El que no aúlla con Wolf (diminutivo de Wolfgang que significa también "lobo"), Gottfried ajustó las cuentas con su familia y con el Festival de Bayreuth. Les acusa de ignorar el importante papel de la música wagneriana en la propaganda nazi y la colaboración del festival con la dictadura. Gottfried critica ahora que el homenaje a su padre incluyera música de Felix Mendelssohn-Bartholdy, compositor alemán al que Richard Wagner afeó su ascendencia judía en diversos panfletos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de abril de 2010