Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Quería saber cómo se siente un policía de verdad"

Arrestado el conductor de un antiguo coche de policía que el Ayuntamiento vendió sin quitar las luces azules

"Quería saber cómo se siente un policía de verdad". Ésa fue la explicación de J. C. T. después de saltarse algunos semáforos en rojo y conducir mucho más rápido de lo legal antes de aparcar su vehículo sobre la acera de un callejón vallecano. Pero esa conducción descuidada no es lo que le daba el plus de credibilidad policial, sino que mientras infringía todas las normas accionaba los botones de una auténtica sirena atronadora y una luz lanzadestellos idéntica a las de los agentes de verdad. Tan parecida, que era auténtica. Ese vehículo pertenece a una flota de decenas de Renault Megane que el Ayuntamiento subastó. Pero olvidando el pequeño detalle de desmontarles todos los efectos que los convertían en coches camuflados de la Policía Municipal. Incluyendo una emisora oficial.

El Consistorio subastó el coche camuflado hace meses

Un agente ya avisó en febrero. Y contó que esos vehículos subastados estaban en manos de gente que los usaba de manera fraudulenta. Y no precisamente para deshacer entuertos. Otro policía declaró también en ese mes de febrero que había hecho indagaciones sobre esos coches "en determinados locales de la noche" y que allí sí sabían de buena tinta que alguna gente conocida en ambientes nocturnos los estaba usando.

El atestado tras la detención de J. C. T., fechado el 7 de abril de 2010, es decir, el pasado miércoles, comienza cuando un agente observa como le adelanta a toda velocidad y con la sirena puesta otro coche en la autovía de Andalucía (A-4). Se informa de que no es un verdadero coche de policía y le sigue. En la avenida de la Albufera se salta dos semáforos "poniendo en peligro la vida de los peatones que por allí cruzaban" y provocando frenazos de otros coches, que a punto están de chocar. Al poco, el coche apareció aparcado en un callejón. Se lo llevó la grúa porque estaba encima de la acera. Y su propietario, detenido. Eso sí, también le encontraron en la guantera un dispositivo luminoso azul y una tarjeta de aparcamiento municipal falsificada.

El presidente del grupo municipal socialista, Óscar Iglesias, dice que la situación "es de extrema gravedad porque pone en grave riesgo la seguridad de los ciudadanos y de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado". "De los ciudadanos porque todos paramos ante estas luces y sirenas policiales y podemos sufrir cualquier robo o incidente que haga peligrar nuestra vida. Y de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y los policías municipales porque estos coches pueden ser utilizados para realizar actos delictivos o terroristas por parte de delincuentes, mafias organizadas o terroristas y podrían salir del escenario de estas actuaciones sin ningún problema con estos dispositivos porque el resto de policías creería que también lo son", critica Iglesias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de abril de 2010