Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Méritos que son deméritos

Los profesores de instituto de Madrid -que accedemos por concurso de traslados- estamos cansados de las excesivas comisiones de servicio en la CAM. Vemos que las comisiones a dedo suponen que, en los institutos de Madrid-capital, haya profesores con privilegios que ocupan sine díe plazas no ganadas por concurso. Además, pasan por delante de profesores con plaza fija, para elegir turno y cursos, si acreditan antigüedad en el cuerpo de profesores; y suelen ocupar cargos directivos.

Hay comisiones por razones humanitarias, pero, las más de las veces, simplemente son por enchufe. Esas plazas, asumibles por un profesor de plantilla, no salen a concurso, son opacas. Pedimos, por tanto, a las autoridades educativas que pongan fin a la profusión de comisiones sin luz ni taquígrafos. Ahora que se habla tanto de respetar la autoridad del profesor, solicitamos que la CAM respete nuestros derechos.

Según la situación deducimos que para la CAM los méritos con los que obtuvimos nuestra plaza son, actualmente, deméritos. Resulta que, después de aprobar una oposición y esperar años para obtener plaza en un IES en destino definitivo, cualquier otro profesor sin tantos méritos, ya sea reclamado por el director o que llegue en comisión humanitaria desde dentro o fuera de nuestra comunidad, se puede colar por las fisuras administrativas. Si preguntamos a los inspectores, dicen que esto no puede darse, que es un dislate mayúsculo y que los que llegan de fuera sin plaza fija asignada, son los últimos en elegir. Si se pregunta a los sindicatos, tres cuartos de lo mismo, ya que tendría que aplicarse en nues-tra CAM la Orden Ministerial 3388/2003 de 27 de noviembre (BOE 5 de diciembre), que no se aplica. Los directores al preguntarles, miran hacia otro lado, pero prefieren que los reclamados elijan primero; y las autoridades académicas, que están pero que muy lejos de la realidad de los centros, cuando se les habla de estas cosas ponen cara de ignorancia, pero no se apresuran a poner orden.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de abril de 2010