Obama limita el uso del arma nuclear

EE UU no responderá con la bomba a un ataque bioquímico o convencional - La Casa Blanca se compromete a no desarrollar nuevas cabezas atómicas

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, impuso ayer una serie de restricciones al uso de armas nucleares en conflictos bélicos, prohibiendo que Washington las utilice contra países que no dispongan también de armamento atómico. La Casa Blanca, sin embargo, se reserva una excepción: podrá usarlas contra aquellos países que no ratifiquen o respeten los tratados internacionales sobre no proliferación, lo que, en las condiciones actuales, deja a Corea del Norte e Irán fuera de las nuevas limitaciones. Hace precisamente un año, Obama se marcó como objetivo abrir el camino a "un mundo libre de armas nucleares".

La Casa Blanca se comprometió ayer, además, a no desarrollar más cabezas atómicas de las que ya dispone, en una semana en la que Obama viajará a la República Checa, el jueves, a firmar un nuevo acuerdo de control armamentístico con Rusia. El presidente regresará a Washington para participar, la semana que viene, en un encuentro con 47 líderes internacionales donde se debatirá también el asunto de la seguridad nuclear. Hasta la fecha, EE UU ha sido el único país que ha usado armas nucleares en un conflicto bélico, contra Japón en 1945, matando a más de 150.000 personas, según algunas estimaciones.

Irán y Corea del Norte quedan fuera de las nuevas restricciones
Más información
Obama y Medvédev firman en Praga el nuevo tratado de desarme atómico
La cumbre de Washington pretende eliminar los riesgos de ataque nuclear

En la presentación de la nueva estrategia, ayer, el secretario de Defensa, Robert Gates, definió las armas nucleares como "un último recurso", pero recalcó que no las considera únicamente un medio de disuasión. "No hemos llegado un punto de control total de las armas nucleares en el mundo, así que no nos podemos limitar de forma tan explícita", añadió, en conferencia de prensa conjunta con la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el jefe del Estado Mayor, almirante Mike Mullen.

En un documento oficial difundido ayer, titulado Revisión de la política nuclear, el Pentágono asegura que "EE UU no utilizará o amenazará con usar armas nucleares contra Estados no nucleares que sean parte del Tratado de No Proliferación (firmado por 189 naciones) y que cumplan con sus obligaciones". Acto seguido, aclara que "existe un rango limitado de contingencias en las que las armas nucleares de EE UU pueden tener un papel para detener un ataque convencional o con armas biológicas o químicas", entre ellas, la de "países que poseen armas nucleares o que no cumplen con sus obligaciones de no proliferación".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

A diferencia de la anterior Administración, sin embargo, Obama renuncia a responder con armas nucleares a aquellos países que pudieran atacar a EE UU o a sus aliados de la OTAN con armas químicas o bacteriológicas, siempre que esos mismos países hayan firmado y cumplan lo estipulado por el Tratado de No Proliferación. Tres países (con armas nucleares los tres) no han firmado el acuerdo: India, Pakistán e Israel. Aparte de esas naciones, sólo EE UU, Reino Unido, Francia, Rusia y China disponen de armas nucleares.

Corea del Norte firmó el tratado pero lo abandonó en 2003. Irán lo ha ratificado, pero ha sido sancionado en diversas ocasiones por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, por sus experimentos con plantas nucleares secretas, que el régimen de los ayatolás define como de uso exclusivamente civil. Ayer, Gates aclaró que la nueva estrategia nuclear contiene "un mensaje claro para Irán y Corea del Norte".

En abril del año pasado, el presidente dijo, en una visita a la República Checa, que reduciría "el papel de las armas nucleares en la estrategia de seguridad nacional de EE UU" y manifestó su deseo de dar los primeros pasos hacia un desarme definitivo, aunque aclaró: "No creo que eso suceda mientras yo esté con vida". En la nueva estrategia nacional se habla en reiteradas ocasiones del uso de armas atómicas como elemento disuasorio. Aun así, se especifica que "EE UU aún no está preparado para adoptar una política universal, según la cual la disuasión sea el único propósito de las armas nucleares".

La nueva estrategia nuclear de EE UU ha sido el fruto de más de 150 reuniones entre diversos secretarios de la actual Administración y mandos del Ejército. La anterior, asumida por el Gobierno de George Bush meses después de los atentados terroristas de septiembre de 2001, también declaraba la necesidad de reducir la presencia de armas nucleares en el mundo, pero entonces Washington se reservó el derecho de usar armas atómicas para responder a amenazas bioquímicas o a ataques convencionales.

En una entrevista, el lunes, con el diario The Washington Post, Obama dijo: "Vamos a perseguir más reducciones en nuestra política nuclear, colaborando con Rusia y también con la OTAN en conjunto". EE UU mantiene desplegadas en Europa unas 200 cabezas nucleares por motivos estratégicos. Rusia ha pedido en repetidas ocasiones su retirada.

De izquierda a derecha, el jefe del Estado mayor, Mike Mullen; el secretario de Defensa, Robert Gates; la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el de Energía, Stephen Chu.
De izquierda a derecha, el jefe del Estado mayor, Mike Mullen; el secretario de Defensa, Robert Gates; la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el de Energía, Stephen Chu.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS