Mayol afirma que la reforma de la Diagonal salvará el arbolado

El 55% de los árboles de la avenida están en mal estado

En la Diagonal hay 1.244 árboles, pero más de la mitad sufren alteraciones, están gravemente afectados o necesitan ser sustituidos. Son muy viejos, poco frondosos, están heridos o inclinados y, debido a la falta de agua y suelo, no les quedan más de 20 años de vida si siguen igual. El Ayuntamiento asegura que los proyectos de reforma de la nueva avenida mejorarán el mantenimiento de los árboles, por lo que la teniente de alcalde de Medio Ambiente y Servicios Urbanos, Imma Mayol, aseguró ayer: "no tocar la Diagonal" es "la peor opción" para el arbolado, formado mayoritariamente por plátanos de sombra (752) y palmeras (168).

Aun así, ninguna de las dos propuestas que los ciudadanos podrán votar entre el 10 y el 16 de mayo garantiza la recuperación de todos los árboles maltrechos. Con el bulevar (opción A), los árboles se mantienen en su sitio, pero se crea un novedoso pavimento suspendido que no tiene antecedentes en España. Se trata de una especie de puente, con una capa de aire entre el suelo y el pavimento que evita los conflictos con la base del tronco, aumenta la ventilación e infiltración de agua y, con ella, la capacidad de crecimiento de los árboles. La opción B, la rambla, prevé un incremento de 360 árboles, que se trasplantarían manteniendo las distancias mínimas estipuladas por Cerdà -nueve metros- con nuevas gravas y arcillas, que permiten el crecimiento de las raíces y el riego gota a gota.

Trasplante difícil

El gerente de Medio Ambiente, Jordi Campillo, no se decantó por ninguna de las dos propuestas y afirmó que ambas pretenden lo mismo, "mejorar las condiciones de los árboles" porque ahora, señaló, "están malviviendo". Lo que varía en función del proyecto es la manera de lograrlo. Campillo destacó la "flexibilidad" de trabajo del pavimento suspendido en la opción A porque "mejora la vida de los árboles", hace que crezcan más fuertes y garantiza el éxito de futuros cambios de ubicación. El trasplante que implica la opción B, en cambio, permite que "los árboles vivan en buenas condiciones desde el primer día". Los nuevos plátanos tardarían entre cinco y seis años en alcanzar un tamaño parecido a los actuales, gracias a las nuevas condiciones tras el cambio.

Pero trasplantar no es tarea fácil. Muchos de esos árboles llevan cerca de 60 años en la Diagonal y tienen sus raíces enredadas con cables y tuberías en el subsuelo. Campillo explicó que el Ayuntamiento todavía no ha hecho una radiografía del terreno, pero aseguró que cuando se apruebe el proyecto ejecutivo de la reforma "se analizará la situación árbol a árbol". Uno de los objetivos de la reforma es que el verde "deje de ser ornamental para convertirse en estructural", afirmó Mayol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 07 de abril de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50