Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Menos trabajo para la grúa

La recogida municipal de coches en la capital baja un 12% en 2009

La grúa ha retirado 336 vehículos de media al día durante 2009. Esa cifra, que puede parecer enorme, es, sin embargo, menor que la registrada el año pasado, cuando la media era de 379 coches diarios. El Ayuntamiento lo atribuye a que los madrileños cada vez infringen menos las normas de circulación, en especial estacionar en lugar prohibido. No lo ven así los trabajadores de este servicio (419 empleados), que también perciben la inactividad de los agentes de tráfico y los policías municipales, que ponen menos multas.

La capital cuenta con un servicio de grúas que trabaja las 24 horas del día. Dispone de 127 pequeños camiones para retirar toda clase de vehículos y por las causas más diversas. En 2009 se llevaron 122.646 coches, frente a los 138.220 del año anterior. Como siempre, destacó el capítulo denominado Ayuda a la movilidad, que incluye retirar los turismos que estorben en los reservados a minusválidos, en carga y descarga o en los carriles para autobuses. El año pasado se llevaron 32.032 coches por este motivo.

Un conductor tiene que pagar 145 euros si quiere llevarse su vehículo

Un nuevo depósito permitirá cerrar el que hay junto a Mercamadrid

Este servicio del Ayuntamiento retiró 336 turismos al día de media

Detrás van otros conceptos, como el de seguridad, con 13.312 vehículos retirados. "Esto ocurre cuando un conductor da positivo en un control de alcoholemia. Por ejemplo, la Policía Municipal hizo el año pasado 121.000 controles, por los que tuvimos que retirar 3.729 turismos. También se incluyen en este capítulo los coches o motos que han sufrido un accidente y que no pueden seguir circulando", destaca el responsable de la grúa municipal, Fernando Autrán.

Los actos oficiales y las retiradas de coches que podrían suponer un peligro para la seguridad de algún mandatario supusieron 1.134 retiradas en 2009. Y en los 59.028 controles de documentación efectuados por la policía fue necesario llevarse 4.101 por carecer de los papeles oficiales.

El Ayuntamiento no tiene un mapa de la indisciplina de los conductores. Eso sí, reconoce que los mayores problemas se dan en la almendra central. El distrito de Centro está a la cabeza de retirada de vehículos, seguido de cerca por zonas como Chamberí, Argüelles, Moncloa... "Siempre nos da mucho trabajo la doble fila, el estacionamiento en lugares prohibidos por los parquímetros o las cargas y descargas. A eso se unen los aparcamientos indebidos, que suelen provocar graves problemas a los usuarios, como los vehículos que se ponen en pasos de peatones o esquinas en las que luego no puede pasar nadie", reconoce Autrán.

La mañana y la tarde dan mucho trabajo a las 127 grúas, en especial en horario comercial. Por el contrario, en la noche se ralentiza el servicio, salvo los fines de semana, en que la actividad se mantiene. "En horario nocturno se recogen sobre todo coches procedentes de controles de alcoholemia, utilizados en robos o en alunizajes. También los que sufren accidentes", añade el responsable de la grúa.

Los trabajadores (363 hombres y 56 mujeres) no ven el servicio con tan buenos ojos como los responsables municipales. En los últimos meses están asistiendo a una bajada del servicio palpable. La decisión de no multar por parte de los agentes de tráfico y los policías municipales se está traduciendo en que cada vez acuden a menos servicios. "Nadie lo puede negar, porque se multa mucho menos y eso lleva a que no nos pidan que quitemos coches de la calle", reconoce un representante de los trabajadores que prefiere mantener el anonimato.

Uno de los problemas a los que se enfrentan estos empleados es que también se encargan de llevarse los coches abandonados. Antes lo hacía una empresa contratada por la Concejalía de Medio Ambiente, pero desde que comenzó el año lo lleva a cabo este servicio municipal. El Ayuntamiento vendió para ser achatarrados 5.381 vehículos en 2009.

Los empleados lo ven bien. Con lo que ya discrepan es con que tengan que hacer estas recogidas en zonas conflictivas y que no cuentan con presencia policial. "Cuando vamos a algún poblado chabolista o a zonas deprimidas o complicadas de la ciudad tenemos muchos problemas porque no se comunica con anterioridad al propietario que le van a quitar el coche", destaca el representante sindical. Por eso han pedido medidas al Ayuntamiento para que siempre les acompañe la Policía Municipal. Los responsables del servicio ya han abierto cinco expedientes a trabajadores por solicitar la presencia policial, según asegura el representante de los trabajadores.

El servicio de la grúa cuenta con cinco bases (entre ellas, la de la plaza de Colón y la del paseo Imperial), a las que se llevan los coches retirados en la calle. Son aparcamientos con una gran rotación, en los que se paga tanto el servicio de retirada (59 euros para las motos y 145 euros para los turismos) como el tiempo de estacionamiento en la base (1,85 euros cada hora para coches).

El servicio se completa con dos depósitos de larga duración (Mediodía II y Mediodía III) que se encuentran junto a Mercamadrid y al poblado de venta de droga de Las Barranquillas. Allí están los coches que se han visto inmersos en un proceso judicial. Van desde los utilizados en alunizajes hasta los decomisados a supuestos delincuentes o los embargados por cuentas pendientes con la justicia. "Allí pueden estar hasta cinco o seis años. Los jueces se olvidan en ocasiones de ellos y se convierten en auténtica chatarra. Muchas veces no sirven ni para subastarlos", destaca el representante de los trabajadores. Además, acudir hasta ese punto resulta difícil y peligroso. Los taxistas no quieren ir porque la zona está repleta de yonquis.

Para sustituir estos aparcamientos, la Concejalía de Seguridad acaba de inaugurar un nuevo depósito en Vicálvaro. Se encuentra en la confluencia de las calles de las Forjas y Transformador, en una parcela de 29.000 metros cuadrados. Ha costado 3,6 millones de euros. Tiene capacidad para 1.378 plazas, 10 de ellas destinadas a vehículos de grandes dimensiones. Lo novedoso es que puede almacenar los coches en vertical, gracias a unas enormes estanterías metálicas situadas en paralelo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de abril de 2010