Reportaje:LIGA DE CAMPEONES | Ida de los cuartos de final

El hueco de 'El Arquitecto'

Wenger se pregunta si erró al no sustituir ante el Birmingham a Cesc, que se lesionó y tiene "un 60% de posibilidades de no jugar"

La importancia de Cesc en el juego del Arsenal creció el pasado verano de manera exponencial. Arsène Wenger decidió que había llegado el momento de dar una vuelta más de tuerca a la apuesta realizada siete años antes por aquel chaval al que fichó de la cantera del Barcelona, convirtió luego en el jugador más joven en debutar en el Arsenal y entregó más tarde la capitanía.

El traspaso de Adebayor al Manchester City dejó al Arsenal sin referencia en el ataque, sin el especialista en acabar las elaboradas jugadas del equipo, pero Wenger no pareció inmutarse. El técnico francés movió ficha sin necesidad de salir al mercado. Ofreció más minutos a Bendtner al tiempo que decidió que había llegado el momento de que Cesc diera un paso adelante por el bien común.

"Ha ganado confianza frente a la portería. Ya no fuerza la definición", analiza el técnico
El español lleva este curso 15 goles en la 'Premier', el récord de un medio del equipo
Más información
Almas gemelas

Cesc acogió de buen grado el reto táctico que le planteó su entrenador, pisó el área y ya lleva 15 goles, superando el récord de un centrocampista del club, el que tenía Pirès, que llegó tres temporadas consecutivas a los 14 tantos. "Le ha dado absoluta libertad", advierte Robert Martínez, el entrenador del Wigan. "Baja a construir, como hacía antes, y llega con absoluta soltura porque da la sensación de que elige lo que piden los partidos", añade.

Wenger le da la razón: "Tiene más libertad. Ha cambiado el equipo y ha cambiado él", resume. "Ha ganado confianza ante la portería y tiene menos tensión a la hora de finalizar. Antes forzaba mucho la definición", explica el entrenador, que también lo atribuye a la capacidad de Cesc para ganarse el sitio en el remate, consecuencia directa de su mejora física: "Es más poderoso en el choque".

Precisamente eso, un choque con un rival, le costó a Cesc un doloroso golpe en la rodilla el sábado pasado ante el Birmingham. Ayer no se entrenó ayer y, según Wenger, tiene un 60% de posibilidades de perderse el partido. Un problema para el técnico, una preocupación para sus compañeros y un drama para la hinchada, consciente de que si el Arsenal tenía una posibilidad de eliminar al Barcelona pasaba por el talento del Arquitecto, como conocen a su capitán. "Es muy importante para nosotros. Lo ha demostrado. La diferencia entre tener a Cesc y que no juegue es evidente. Está en los números, los pases, las asistencias, los goles...", asegura Wenger. Cesc ha jugado siete partidos de la Champions esta temporada, incluido uno de la fase previa ante el Celtic, aunque se perdió por lesión el de vuelta de los octavos ante el Oporto. Ha marcado tres goles, todos al Alkmaar; ha dado tres pases de gol y ha recibido 29 faltas por sólo tres cometidas.

A Pep Guardiola le preguntaron si las palabras de Wenger eran una estrategia para despistar. "No tengo por qué no creer a Wenger", respondió el técnico del Barça; "Cesc es muy bueno. Con él, su equipo es mejor, pero sin él le metió cinco al Oporto. Es muy dinámico, fija poco la posición, pero ahora juega más de enganche o segunda punta. Llega bien, tiene gol y personalidad. Es normal que meta tantos goles".

Antes, tras la sesión de entrenamiento del Arsenal, Wenger había subrayado: "Si el partido fuera hoy, Cesc no jugaría". "Vamos a esperar al calentamiento de mañana y decidiremos", añadió de inmediato. "No vamos a asumir riesgos. Tenemos 19 jugadores y, si no está para jugar, tampoco estará en el banquillo", anunció antes de reconocer: "Él quiere jugar siempre. Por eso es un gran jugador. Pero tenemos que esperar hasta el último momento para saber si podremos contar con él". Wenger se cuestionó si cometió un error el sábado cuando no sustituyó a Cesc: "Él quería seguir... Tal vez me equivoqué. Lo sabremos antes del partido".

Partiendo de que, según Wenger, la mejor manera de ganar al Barça es jugar la pelota, mantener la posesión, ser fieles a su estilo y eficientes ante el gol, es compresible que la ausencia de Cesc le trastoque a él y desquicie a la hinchada.

Cesc, en un partido de la <i>Premier League.</i>
Cesc, en un partido de la <i>Premier League.</i>ASSOCIATED PRESS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS