Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Peinado, eterno renovador, hace una incursión en el Oeste

En un polígono de Trigueros (Huelva) el arte se comunica con el mundo. Fernando Serrano, galerista, abre orgulloso la puerta de un original museo global rodeado de fábricas. Desde allí, mediante Internet, organiza visitas guiadas con artistas procedentes de todos los rincones del mundo, sobre todo de Europa y Estados Unidos. Hasta el 30 de abril, previa cita, la galería exhibe la última colección de Francisco Peinado (Málaga, 1941).

El artista, poseedor de un lenguaje absolutamente personal al que somete a una continua renovación, describe su reciente creación, inspirada en el oeste americano, como "una consecuencia creativa de la situación que vivimos actualmente".

El título de la muestra, Queremos oro, Zapatero. We want gold, a pesar de lo que podría parecer, "no es una crítica" al panorama político. Peinado comenta que "se trata de un juego, de comparar a los buscadores del oro en el Oeste con la situación de crisis". "Querer oro es muy legítimo", sentencia Peinado. El Oeste se recrea a través de la ironía y cierta inocencia -intencionada- plagada de elementos esenciales: carretas, pistolas, polvo, intrigas, peligro, sexo y grandes paisajes.

La obra Hachís es el nexo de unión con la realidad del siglo XXI: la necesidad de encontrar riqueza se relaciona con las mafias de tráfico de drogas que se aprovechan de la inmigración para encontrar "el dorado" en el mundo occidental. Mediante una patera a la deriva, coloca a los "busquimanos", personas que buscan alijos de droga "perdidos" en el litoral andaluz.

Los 10 cuadros, todos de pequeño formato, contienen la leyenda: Oro, Oro, Oro. El favorito de Peinado, señala, es Johny Venenoso, un retrato inquietante que consigue atrapar al espectador. La densidad de la pintura, la mirada en penumbra y el apoyo en tres calaveras provocan desazón e interés. Y, como el resto, muestra un estilo de una rica variedad cromática fruto de horas y horas de "quitar y poner pintura", como simplifica Peinado. Las visitas a la galería de Trigueros se reservan en www.art-website.com.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de marzo de 2010