Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kilómetros de huellas de oso entre O Courel y O Cebreiro

El día de San José, unos vecinos de Froxán (O Courel) descubrieron una hilera de pisadas de oso cuando andaban por una dehesa, ya en el término municipal de O Cebreiro. La tierra estaba reblandecida después de las nieves del invierno y resultó que las huellas se extendían a lo largo de varios kilómetros, por la pista que une dos de estas zonas de hayas que sobreviven entre O Cebreiro y Folgoso do Courel. Guillermo Palomero, presidente de la Fundación Oso Pardo, vio las fotos que se tomaron entonces y esta semana confirmó al colectivo SOS Courel que las que salen retratadas son pisadas de plantígrado.

Según Orlando Álvarez, portavoz de SOS Courel, "está claro que a medida que aumenta la población de osos en la Cordillera Cantábrica, este animal va a aumentar su presencia en la sierra de O Courel, el mejor y único hábitat, para el plantígrado, en todo el territorio gallego". Lo cierto es que en los últimos años, desde 2006, se ha constatado la presencia de algún ejemplar de oso pardo tanto en Quiroga como en Valdeorras, y más al norte, también en la sierra de Os Ancares. Pero para que se asienten y prosperen poblaciones de oso en esos lugares es necesario proteger las dehesas, propiciar zonas de paso entre bosques y suplantar la maleza actual por plantas de frutos carnosos como los arándanos. Algo que no se puede conseguir usando en los montes pala mecánica, como recuerda SOS Courel que ha permitido la Xunta recientemente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de marzo de 2010