Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sanción a Cobo reabre la fisura en el PP de Madrid

El PP de Madrid, controlado por Esperanza Aguirre, tensó ayer la cuerda que le une al alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, a cuenta de la sanción a Manuel Cobo, mano derecha del regidor, por su ataque a la presidenta madrileña en una entrevista en EL PAÍS.

Un día después de que el Comité de Garantías del PP decidiera mantener la suspensión de militancia de un año al vicealcalde, cargos afines a Aguirre defendían ayer que Cobo debe dejar de ser portavoz del grupo municipal del PP. La vicealcaldía no se discute, porque es competencia del regidor y Gallardón ya dio el respaldo a su número dos.

Para defender esta tesis, el secretario general, Francisco Granados, esgrimió el artículo 28.4 del Reglamento Regional de Organización y Funcionamiento de los grupos municipales : "La pérdida de la condición de afiliado al PP producirá automáticamente su exclusión del grupo municipal". "La decisión sobre quién es el portavoz corresponde al grupo", matizó luego Granados.

Respaldo de Gallardón

Pero la permanencia de Cobo es incuestionable, según un portavoz del Gobierno municipal, pese a que ayer Gallardón no se pronunció. Además, destacó que otros ediles como Juan Bravo (Hacienda) y Alicia Moreno (Cultura) ni siquiera tienen carné del PP.

Hace unos meses, cuando Cobo fue suspendido cautelarmente de militancia, algunos concejales pidieron en el grupo municipal la salida de Cobo. Gallardón solicitó el voto a mano alzada y sólo 13 ediles de 34 respaldaron la petición. Ayer, varios de ellos recordaron que el reglamento avala su posición. Uno de los más beligerantes, Ángel Garrido, defendió que la salida debe ser automática: "Ya no es ni afiliado, ni portavoz, ni miembro del grupo. Le guste o no". Al igual que otros ediles aguirristas anunció que si en la próxima reunión de grupo Cobo continúa, pedirá que sea apartado. La suspensión de Cobo es temporal y revisable.

Esta posición del PP de Madrid no tiene paralelismo en Valencia, donde los populares nombraron hace menos de un mes a Ricardo Costa -ex secretario general del PP valenciano, también suspendido de militancia durante un año- portavoz de la Comisión de desarrollo del Estatuto en las Cortes Valencianas, informa Adolf Beltrán. Fuentes populares explicaron que no tienen la normativa de Madrid y, por tanto, Costa permanece en el grupo como diputado no militante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de marzo de 2010