Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Del equipaje en los aviones al control de los pagarés de Nueva Rumasa

Las novedades del documento pactado en el Palacio de Zurbano consisten en un rosario de medidas dispares entre sí, tanto en temática como en envergadura. Cambios como la reforma de ley para que una parte del sueldo no sea embargable en el caso de un impago hipotecario, conviven con la limitación del equipaje en los aviones o una serie de actuaciones específicas para Canarias.

El documento plantea que el límite de exceso de equipaje se determine en función del peso, y no del número de bultos, en el caso de compañías que operen bajo el régimen de obligaciones de servicio público, lo que afecta a las rutas que se deben cubrir aunque resulten deficitarias (es decir, las que vuelen a las islas y la ruta Almería-Sevilla). Iberia, Spanair y Air Europa comenzaron a cobrar recientemente por la segunda maleta a todos sus clientes.

Para Canarias, propone subvención del 50% de las tasas de aterrizaje en días determinados hasta 2012, además de otras bonificaciones en las tasas de vuelos extrapeninsulares. El Gobierno también planea obligar a que las aerolíneas acepten en el avión los objetos comprados en la zona de embarque, sin que puedan considerarse exceso de equipaje.

Es la medida 37. La siguiente, cambia de tercio y propone la "creación y regulación de la figura del gestor de recarga energética para impulsar el uso del vehículo eléctrico". Sin más señas.

Otra novedad afectará a emisiones de valores como los pagarés que ha lanzado Nueva Rumasa. Las ofertas de valores dirigidas al público general que empleen comunicación publicitaria requerirán la intervención de una entidad autorizada para prestar servicios de inversión. La emisión de Nueva Rumasa no estaba sujeta a este requisito.

Esta es la medida 26. Acto seguido, la 27 salta de asunto y habla de nuevos incentivos para acelerar la instalación de contadores de nueva generación.

Así, han salido de Zurbano hasta 55 medidas, algunas de las cuales tendrán un impacto discutible a la hora de superar la crisis económica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de marzo de 2010