Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia importa mucho en la educación, según un estudio

El informe analiza las claves del fracaso escolar en Madrid

¿Cuál es la fórmula contra el fracaso escolar? ¿Qué es más importante para sacar buenas notas? Un padre universitario, por ejemplo, influye más que el número de alumnos que hay en el aula (dentro de las ratios permitidas, claro). Y es más significativo que los niños participen en actividades extraescolares organizadas por las familias que el porcentaje de alumnos extranjeros en las aulas. Estas son, al menos, algunas de las conclusiones del último estudio sobre éxito escolar realizado a partir de datos madrileños.

El informe Los determinantes del éxito en la educación primaria en España, de FEDEA (Fundación de Estudios de Economía Aplicada), analiza por encargo de la Comunidad de Madrid los resultados de la prueba de Conocimientos y Destrezas Indispensables que los alumnos de 6º de Primaria (54.000 estudiantes de 1.200 centros) realizan cada año.

En mayo se examinaron de Lengua y Matemáticas, como en años anteriores, pero con una ficha nueva en la que los estudiantes debían indicar a qué edad empezaron a ir a clase, con quién residen, dónde nacieron o el nivel de estudios y profesión de sus padres.

Una de las conclusiones del trabajo, de la investigadora Brindusa Anghel y el catedrático de Economía de la Universidad Carlos III Antonio Cabrales, coincide con lo que señala el informe PISA: la familia importa y mucho. Por ejemplo, tener un padre universitario puede suponer 10 puntos de diferencia. Es decir, que el hijo de una persona con estudios superiores quedaría 10 puestos por delante en una lista de 100 alumnos que otro cuya familia tenga menos nivel educativo. Y que si los progenitores son profesionales (médicos, profesores, científicos, abogados...), el alumno/a ganaría cinco puestos. También influye, aunque menos, que los padres vivan juntos, tener más hermanos y hermanas o haber empezado el colegio antes de los tres años.

Pesan esos asuntos, pero no otros relacionados con políticas educativas. "El número de inmigrantes en el aula afecta muy poco al rendimiento del alumno", según Antonio Cabrales, que presentó el informe con la consejera de Educación, Lucía Figar. El rendimiento de los alumnos extranjeros es "por lo general" peor que el de los españoles, según el trabajo. Pero con excepciones: los estudiantes chinos son mejores en matemáticas que el resto, y los rumanos, superiores en todas las materias, menos en cultura general.

El trabajo refleja que los centros privados y concertados sacan mejores notas, pero sin conclusiones relevantes. "Resulta difícil saber si los alumnos de los colegios privados obtienen mejores resultados porque los colegios son mejores en sí o porque los alumnos con mejor rendimiento educativo se autoseleccionan acudiendo a estos colegios", según el estudio, disponible en la web www.fedea.es.

El trabajo aporta más datos a la investigación, pero queda mucho por estudiar, según confiesa el autor. "Casi dos tercios de los factores que afectan a las notas no se pueden explicar por ninguna de las variables vistas", según Cabrales, que añade otra conclusión en tono campechano: "Creo que será muy importante el esfuerzo de los chicos; el que ha chapado [estudiado] más, lo hará mejor".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de marzo de 2010