Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:JUICIO A UN ARTISTA

Mal baile, Cortés

Una juez condena al bailarín Joaquín Cortés a un año de prisión por considerar que se quedó con una suma de dinero que le dieron unos inversores. El fallo está recurrido

El bailarín Joaquín Cortés ha vuelto a tropezar con la justicia. La magistrada Pilar de Luna Jiménez de Parga le ha condenado a un año de prisión y a la prohibición de presentarse hipotéticamente a unas elecciones al considerarle responsable de un delito de apropiación indebida, junto con su hermana Mariana. La juez considera que ambos, así como el apoderado de una de sus empresas, se quedaron con casi 700.000 euros de dos inversores argentinos destinados a montar un restaurante-sala de flamenco en la calle de Toledo de Madrid. "No se ha podido llegar a conocer cuál ha sido el destino que se le ha dado a ese dinero, lo que para nada impide ni la calificación jurídica del delito ni la consumación de la misma. Todo lo cual tiene como telón de fondo un estilo de vida donde se gasta más de lo que se ingresa", sostiene la magistrada al margen de la alambicada terminología jurídica. José Luis Moreno Cela, abogado de Cortés y de su hermana, ya ha presentado recurso ante la Audiencia de Madrid por oponerse al fallo. Como no puede ser menos.

El artista teme ser pasto de la prensa del corazón, después de que otra juez le declarase padre de un niño por imperativo legal

Cortés, al que en la sentencia se le cita por su nombre auténtico de Joaquín Pedraja Reyes, ya tuvo que pasar por los juzgados en octubre de 2008 de resultas de una demanda interpuesta por la guineana Katie Asumu, su ex asistente personal, para que el artista reconociera una relación sexual de la que nació su hijo Samuel. Meses después, una juez nombró al bailarín, por imperativo legal, padre del menor, pese a que éste se viene negando pertinazmente a someterse a las pruebas de ADN. El caso está también recurrido ante la Audiencia de Madrid.

Ahora, el más famoso bailarín español vuelve a ser noticia por un viejo litigio que tiene su origen en 1998. En esa fecha, la sociedad G. Export, integrada por unos inversores argentinos, suscribió un contrato con la sociedad española Gaviota Morena, de la era administradora única Mariana Pedraja y apoderado Alfonso Durán Durán. El objetivo era formar a partes iguales la sociedad Gaviota Morena con el objetivo de explotar y gestionar un local de ocio en la calle de Toledo, número 86. La empresa de los argentinos aportó más de 95 millones de las antiguas pesetas al plan empresarial. La juez Pilar de Luna sostiene sin ambages que "ha quedado demostrado que Durán destinó ese dinero a fines distintos de los del proyecto Gitana, lo que hizo con el consentimiento del acusado Joaquín Pedraja (conocido artísticamente como Joaquín Cortés) y de su hermana".

Tras diversos y complejos avatares, los argentinos presentaron en 2003 una querella contra el artista, su hermana y el apoderado de su empresa. La fiscalía pidió el archivo de las actuaciones, pero el proceso siguió adelante con la sola iniciativa de la acusación particular.

La juez considera que los inversores argentinos obraron a veces "con una ingenuidad fuera de lo común", en parte por su falta de experiencia en el negocio y en parte por "el deslumbramiento que vivieron al dejarse impresionar por el mundo de la fama y de las apariencias". "Pero esto, jurídicamente significa que no pueden ahora alegar que han sido estafados, porque no existe el engaño idóneo y bastante que tiene que concurrir en el delito de estafa, dado que ellos tenían que haber velado por el cumplimiento de esta parte de la contratación y no lo hicieron", recalca la magistrada. Ésta rechaza que hubiera estafa, pero en cambio admite que hubo apropiación indebida.

Ernesto Melinsky, de 48 años, explicó durante el juicio que conoció a Joaquín Cortés años atrás, cuando fue a bailar a Brasil llevando bajo el brazo el proyecto de local flamenco de la calle de Toledo. A raíz de ese encuentro, Melinsky viajó a Madrid, donde Cortés le presentó al modista gallego Roberto Verino; estuvieron en el carnaval de Río de Janeiro con los Rolling Stones y el futbolista Maradona; fueron a París con el diseñador italiano Giorgio Armani... Los inversores quedaron fascinados, extasiados por el mundo de color y lujo. Hasta que empezaron a pedir cuentas al ver que el proyecto de la futura sala de ocio madrileña no avanzaba ni un metro. "Una de las ilusiones de mi vida era crear un espacio cultural en la calle de Toledo para devolver a Madrid lo que esta sociedad me ha dado. Pero salió mal. Son cosas que pasan", declaró el bailarín.

Sin embargo, la juez fustiga de forma implacable al artista: "No tenemos más remedio que concluir que permitió y consintió que el dinero aportado por los socios argentinos se destinara a fines distintos de los del negocio pactado con ellos, lo que representa no sólo un incumplimiento de los pactos establecidos, sino una conducta dolosa, al distraer el dinero invertido para un fin en otras finalidades". La magistrada considera al apoderado Alfonso Durán como autor material del delito de apropiación indebida, y a Joaquín y a Mariana, "cooperadores necesarios" del hecho. Y, en consecuencia, les condena a un año de prisión y a indemnizar con unos 700.000 euros a los perjudicados Ernesto Melinsky y Alejandro Peltenburg.

"Es una sentencia justa. No la recurriremos. Mis clientes se dan por satisfechos", dice Mario Norberto Silva Arriola, abogado de los inversores suramericanos. Opinión muy distinta tiene José Luis Moreno Cela, defensor de los condenados: "La sentencia es de fecha 22 de enero pasado. No sabemos por qué se ha conocido ahora. No tendría por qué haberse divulgado, puesto que todavía no es firme. Ya hemos presentado el oportuno recurso ante la Audiencia de Madrid". Este letrado critica que el fallo judicial se apoye en un informe económico redactado por Juan José Cigarrán, que es un testigo-perito no imparcial, al ser aportado por los querellantes argentinos.

"Negamos responsabilidad alguna en este asunto del señor Cortés y de su hermana, esperando que el recurso de apelación determine correctamente esta falta de responsabilidad", sostiene el abogado Moreno. Y éste advierte en un comunicado pactado con su cliente que empleará todas las armas legales contra quienes hagan "comentarios que no guarden el suficiente decoro o menosprecien la persona pública y privada de Joaquín Cortés".

Tras esta advertencia de Cortés, que en 1997 mantuvo un breve y tormentoso romance con la modelo de ébano Naomi Campbell, hay sin duda el temor de que su vida vuelva a ser pasto de los voraces programas de cotilleo. Porque, al margen de sus dotes de bailaor sobre los escenarios, este artista ha protagonizado sonados amoríos con algunas guapas modelos y actrices.

Alfonso Durán, cuyas relaciones con Cortés acabaron hace dos años de forma traumática y con disputas aún pendientes en los tribunales, se considera víctima de las "lucuras" de éste. Pese a todo, proclama su propia inocencia y asegura que no se quedó ni con un céntimo de los argentinos. "Todo está justificado en las cuentas. Confío en la justicia y en que el recurso ante la Audiencia así lo reconozca", dice.

El bailarín cordobés, de 41 años, tiene actualmente en pie el espectáculo Calé, con el que ha actuado recientemente en México. "Las instituciones apoyan a gente que no hace nada, y a los que las hacemos no nos apoyan", se quejó en la capital azteca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de marzo de 2010