Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Roldán abandona la cárcel en autobús sin devolver 14 millones de euros

El ex director de la Guardia Civil ha cumplido la mitad de su condena

Luis Roldán saldó ayer sus cuentas con la Justicia, con la mayor parte de su botín, valorado en unos 14 millones de euros, intacto. El ex director general de la Guardia Civil, de 65 años, salió bien de mañana de la cárcel zaragozana de Zuera tras cumplir sólo la mitad de los 31 años de prisión que le impuso el Tribunal Supremo por malversación, cohecho, estafa y falsificación. Quince años ha pasado entre rejas, merced a los beneficios del antiguo y el nuevo Código Penal. Desde 2005 sólo debía acudir a pasar la noche en un Centro de Inserción Social de Zaragoza.

Ayer, al quedar definitivamente libre, declaró: "No puedo irme porque no tengo dinero" y para hacer ver que decía la verdad se fue a casa en autobús.

Conserva dos casas de lujo, aunque dice que sólo le queda el piso de sus padres

Pero el hombre que se inventó sus títulos universitarios y engañó durante años al Gobierno que le promocionó, volvía a mentir. Aunque diga que no tiene otro sitio al que ir que el pequeño piso de sus padres en Zaragoza, y que cobra una pensión "pequeñita" de jubilación, este diario ha comprobado que conserva las joyas de la corona de su botín: un piso en pleno centro de París y una villa en San Bartolomé (Antillas francesas), valorados en unos 3,7 millones, además de otros diez millones, según acredita documentación registral y judicial.

En la calle, Roldán se lanzó a hacer acusaciones. "Yo he pagado por lo que he hecho pero otros se han ido de rositas". Se refería al empresario y espía español Fernando Paesa, al que acusa de pactar su entrega a la policía a cambio de inmunidad. Con su ayuda, Roldán contrató a dos intermediarios para ocultar su dinero en paraísos fiscales. Ambos murieron en circunstancias novelescas. Y el rastro del botón se volatilizó en 1994 en Singapur.

Roldán cesó el 2 de diciembre de 1993, nueve días después de que una investigación periodística desvelara que había amasado una fortuna con las comisiones que cobraba por obras en las casas cuartel de la Guardia Civil. El escándalo y su posterior fuga durante 10 meses, provocó una crisis en el Gobierno de Felipe González que acabó con más de una década de mandatos socialistas.

El presidente Zapatero, aseguró ayer en Sevilla que "respeta" la puesta en libertad de Roldán, y velará por "el cumplimiento de la ley", en referencia a la fortuna escamoteada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de marzo de 2010